Una de las cosas que ya ha quedado clara,  es que la publicidad de las marcas que buscan el lado emocional de la comunicación involucrando al consumidor,  funciona.
Destacar entre la competencia no es tarea fácil y más ahora, donde la fragmentación de audiencias hace que tengamos que ser mucho mas creátivos para conseguir viralidad y que nuestras campañas por si solas,  pasen de un medio a otro sin tener que invertir un presupuesto astronómico.
Bezoya lo sabe bien tras haber apostado en los últimos años por este tipo de comunicación, haciendo ver a los consumidores el lado positivo de la vida.
Tras el tópico «botella medio llena o medio vacía», primero desarrollaron una creativa acción,  instalando una botella gigante en la Plaza de Callao de Madrid que se llenaba a base de tuits positivos con el hashtag #quedateconlobueno
Los tuiteros lanzaban mensajes a través de sus perfiles y poco a poco la botella dejaba de estar vacía, hasta llenarla por completo.


Tras el éxito de la acción, dentro de la misma campaña y un año después, han realizado el megáfono más grande del mundo, consiguiendo así el Guinness World Records , megáfono instalado en la Plaza de Carlos Trías Beltrán de Madrid, desde el que los ciudadanos podían acercarse y  lanzar sus mensajes positivos, siendo escuchados en todo el entorno.

Curiosas iniciativas que consiguen involucrar a los consumidores, se convierten en virales  y no dejan a nadie indiferente.
Ser positivo tiene su recompensa.