Creo que ya hemos avanzado unos cuantos pasos en esto del Social Media y gracias a Dios cada día vemos menos artículos y post, donde nos cuentan si están de moda o no los CM, si deben ser de esta u otra profesión, si deben estudiar aquí o allá… es una señal, algo está cambiando.

Gracias a que vamos avanzando, cada día vamos viendo mas ejemplos reales y no tanta teoría de lo que está bien o mal hecho, de las empresas que han apostado por buenos o malos profesionales y sobre todo empezamos a ver resultados.

Esta mañana al abrir Facebook he encontrado en mi muro un mensaje de “un amigo” contándome las maravillas de la promoción de un anunciante.

Como usuario, la verdad es que mi primera reacción ha sido un tremendo malestar.

No me gusta que invadan mi muro de Facebook.

Entiendo por invadir mi muro, no que me dejen enlaces interesantes que me aportan mis amigos, esos que me conocen y saben que pueden compartir en el todo lo que les parezca oportuno, ya que para eso lo tengo abierto. No que me etiqueten en alguna foto, aunque no sea muy partidaria porque nunca sabes lo que te van a colocar, pero entiendo que si salgo en una lo hagan.

Me refiero a una publicidad abierta y descarada para ganar fans en una página que creo tiene muchas mas posibilidades de crecer por otras vías que por esta, ya que se trata de una marca muy conocida y con buena imagen.

Mi primera intención como usuaria, ha sido borrar el enlace “panfletero”, pero mi parte profesional me ha llevado a curiosear esa promoción tan interesante que prometía en su mensaje, para ver si realmente “dar la cara” personal por un cliente, compensa un enfado de un “amigo” .

¡Sorpresa!! la promoción no era para la tienda de Madrid, los regalos prometidos no eran tales y el juego al que había que someterse para generar el regalo ni siquiera lo he llegado a leer… terrible decepción también como profesional. Ni siquiera se han preocupado de buscar en nuestros perfiles en que provincia vivimos (al menos en el mio lo pone muy claro).

No se si esta idea tan “brillante” habrá partido del CM, del Social Media Manager, del Dircom o del mismísimo Director General de la compañía, pero señores se han equivocado de estrategia por completo.

A mas a mas, quien te deja el mensaje en tu muro no es la marca, si no la persona que gestiona la cuenta, es decir con su nombre y apellidos, una persona que te ha pedido amistad porque te conoce de otras redes y se ha  servido de “tu amistad” para hacerte un spam como una casa.

Para terminar el círculo he querido darle un voto de confianza a la persona (que no a la marca),  pensando que hipotéticamente había encontrado una buena oferta que quería compartir conmigo (hay que ser bien pensado), por lo que he ido a su perfil y tal y como me temía todo su muro eran notas de actividad donde demostraba que había enlazado la misma fanpage no se si a todos, pero a muchísimos de sus contactos personales, he perdido la cuenta al cabo de un rato.

¡Que peligro estos Comunity Managers que por iniciativa propia o inducidos cometen estos errores de bulto!

Lo peor de todo es que al final la marca, si obtiene los mismos resultados que han tenido conmigo, fracasarán y dirán que Facebook o lo que es peor que el Social Media no funciona.

En mi caso al menos la reacción ha sido de rechazo a la marca y la prevención con “es@ amig@(aunque no quiero criminalizar solo dar mi opinión) , por lo tanto han conseguido el efecto contrario al deseado

Un poquito de seriedad por favor y pongamos al frente de las marcas profesionales  que sepan de estrategias, de comunicación y de gestión, mas allá de si tienen´o no su título recién sacado en una escuela de formación donde, en el mejor de los casos, si existía esta lección se la han saltado