Todavía no doy crédito a lo que está ocurriendo con el post de Suso Velo @susovelo.

Suso tiene un blog donde solo tiene 5 entradas, como el mismo comenta acaba de empezar. Su mayor interés y lo que reza su blog es «Blog de Arquitectura, redes sociales y sostenibilidad. Construyendo redes con vuestra ayuda»

El pasado sábado, Suso escribió un post titulado  »  «Hola,soy Gurú y sigo a 100 en Twitter»,  Me enteré que lo había escrito  hablando con el por Facebook y estoy convencida que por su cabeza no pasó ni un solo segundo la idea de lo que se le avecinaba.

En este momento  (cuatro días después de su publicación) lleva 264 RT (creo que no había visto nunca ningún post tan retuiteado en tan pocos días), y 65 comentarios de todo tipo de twitteros, desde los que tienen miles de seguidores hasta los que casi están empezando.

Mas allá del fondo de la cuestión (raro es el twittero blogger que no ha escrito sobre gurús y Comunity Manager), creo que Suso ha dado en el clavo con el planteamiento del tema . No por defender su postura  que se puede o no estar de acuerdo, si no porque ha creado un debate sobre como se percibe Twitter en función de los seguidores que uno tiene.

Me explico

Cuando un twittero tiene muchos seguidores puede ser por:

A) El contenido de los twitts y del blog es interesante y se convierte en referente para muchas personas. Suelen seguir a pocos

B) El mismo caso que el anterior pero intenta seguir  a una cifra razonable de personas (lo razonable lo mide cada uno)

C) Se dedican a seguir a miles de personas para que les devuelvan el follow, hacen followback cada vez que alguien les sigue sin mirar si son bots, si les interesa o no el contenido, se apuntan a listas de follow por follow …  Al final tienen miles de seguidores y siguen a miles de personas porque lo que buscan es una gran cifra que «les posicione» (aunque ya el colmo son los que hacen follow y en cuanto les siguen pulsan el unfollow)

En el primer y el segundo caso, no se si se deberían llamar «gurús» porque esa palabra ha caído en desgracia al menos en Twitter, pero lo que está claro es que si la gente les sigue y sin ser correspondidos continúan siguiéndoles es que esa persona les merece la pena, les es interesante como individuo o por sus contenidos y no quieren perder su información. Luego entonces el gurú lo hace la gente no se proclama uno mismo.

En el tercer caso jamás serán gurús ni nada por el estilo, aunque muchos pretendan ir de ello. Son los que yo llamo «falsos gurús»

Lo que si estoy de acuerdo con Suso es que nos pasamos el día diciendo que Twitter es comunicación, es bidireccional, cualquiera puede hablar con cualquiera, que aquí no hay cargos… y al final cuando la lista de followers se va  incrementando poco a poco va desapareciendo esa comunicación, quizás por falta de tiempo, porque como se dice en los comentarios del post no se haría otra cosa que contestar menciones, quizás porque nuestras conversaciones con una o dos personas no interesan al resto y es mejor contestar por DM.

Este post de Suso me ha hecho reflexionar especialmente por los comentarios. Creo que en Twitter vamos pasando por etapas que van haciendo cambios en la forma de usarlo. El prisma de como se percibe y como lo puedes utilizar va cambiando en función de las personas que te siguen.

Quizás si algún día cualquiera de nosotros llega a pasar la cifra de 100.000 seguidores (si Twitter sigue existiendo), hayamos cambiado nuestra forma de  comunicarnos.

Sería una pena porque de momento al menos para mi la esencia de twitter son las personas