En España ya hay más de 17 millones de internautas que compran online y el 53,4% de los viajeros reservan alojamiento en la red.

Además, el 74,4% de nuestros hogares tiene conexión a Internet y España es el país europeo líder en penetración de smartphones, con un 80% de este tipo de dispositivos, datos que deben animar a los profesionales del turismo rural a mejorar su presencia y posicionamiento en Internet y redes sociales, para captar y fidelizar al viajero.

Para clarificar el futuro del sector,  ClubRural ha realizado una serie de encuentros en los últimos meses, con especialistas en Internet, Social Media, Marketing Online, Comunicación Digital y Blogs de Viajes...

Se han analizado las fortalezas y las debilidades que se pueden mejorar, apostando una serie de claves para el desarrollo del turismo Rural en España, que pasan por contenidos originales, fotografías, opiniones, posicionamiento en buscadores… Consejos relacionados con el turismo experiencial y la fidelización del cliente a través de las historias únicas que aporta el turismo rural en nuestro país.

Marketing Turismo Rural

Según Gemma Muñoz, Fátima Martínez López, Fernando Muñoz, José Luis Sarralde o Philippe González, estas son las 8 claves del desarrollo del turismo rural en Internet son:

  1. Aún falta información de calidad de zonas rurales, ya sea por parte de periodistas y blogueros de viajes, como por parte de destinos y establecimientos rurales. Aprovechar la localización geográfica para generar contenidos originales y únicos, que sólo ellos pueden ofrecer, son la combinación ganadora del posicionamiento en Google para empresas turísticas.
  2. “Dame una experiencia que merezca la pena contar y la contaré”. En estos últimos años, el cambio en el turismo rural ha venido de los usuarios que comparten sus vivencias y dan a conocer lugares que, quizá de otra forma, no se descubrirían. Cada vez buscamos destinos más exclusivos y nos decidimos según las recomendaciones de otros viajeros.
  3. El viajero es el protagonista y “hay que aprovechar el contenido que genera, sus historias, experiencias o fotografías”. Compartir con ellos en redes sociales y no tener miedo a las críticas permiten ofrecerles una mejor atención y fidelizarlos, pues las críticas pueden ser oportunidades para ello.
  4. Las redes sociales son fundamentales y deben ayudar a seducir, por eso hay que estar en las más visuales y en las que ayudar y atender al viajero: Facebook, Twitter e Instagram son imprescindibles para destinos y alojamientos.
  5. En Internet no leemos, escaneamos, y por eso la comunicación pasa necesariamente por la imagen: “Instagram vale más que mil whataspp”Las imágenes son el rock & roll de la información”, por eso hay que utilizarlas para contar destinos y experiencias.
  6. Retener es mucho más barato que captar, por eso se debe analizar el funcionamiento de las webs turísticas: captar (cuántos usuarios llegan y de dónde); convencer (en qué sitios mantienen su interés y dónde deciden seguir navegando); y convertir (cuántos viajeros reservan online y cómo).
  7. Para ello hay que diferenciarse, transmitiendo las vivencias que hacen distinto a un destino o alojamiento, su paisaje, gastronomía, actividades, ofertas…. También utilizando Youtube, el segundo buscador a nivel mundial, que da muchas opciones para posicionarse a través de vídeos que cuentan experiencias.
  8. Brecha digital en entornos rurales: otro problema a salvar es el limitado acceso a Internet en el mundo rural español, en servicios y velocidad. Así, la inversión en la red ha de hacerse pensando en qué canales digitales estar, como portales de alojamientos o agencias de reservas, desde los que llegar mejor al usuario. Por supuesto, centrándose más en la reserva online, un tema pendiente en el turismo rural y que facilitaría la llegada de más turistas internacionales.

En definitiva, el turismo rural ha de apostar por la mejora de la experiencia del viajero antes y después de sus escapadas.