¿Igualdad?

Hace dos años escribía en mi blog personal con motivo del día Internacional de la mujer un artículo titulado ¿Llegará la igualdad algún día? dónde básicamente hablaba de la mujer en España, las diferencias salariales con respecto a los hombres y el problema de la maternidad para llevar una próspera carrera profesional adelante, pero en esa ocasión no me paré a analizar como están el resto de mujeres en el mundo.

Ayer saltaba de nuevo la noticia del famoso Imán de Tarrasa que enseñaba a pegar a la mujer y como hacerla obedecer 

Todo el mundo estaba escandalizado con el tema,  como si fuera algo nuevo , pero esto viene de lejos.

Si buscamos en Youtube encontramos vídeos de 2007 donde aparece el personaje en cuestión contándolo en directo.

Lo triste es que nadie lo para y continúan haciéndolo cada día

Pero no hay que pensar que eso solo pasa en la cultura árabe. En la Unión Europea tenemos todavía países dónde no han evolucionado nada de nada y las mujeres siguen viviendo cada día el miedo «a sus hombres»

La chica que trabajaba hasta hace unos meses en casa, de nacionalidad búlgara, me contaba cómo en Bulgaria lo normal es que el hombre pegue a su mujer. No solo su marido si no también sus hijos varones. Y lo peor de todo es que lo tienen asumido, al igual que verle partir muchas noches con otra mujer regresando al día siguiente con bastante alcohol en el cuerpo y listo para presentar batalla ¿Les hará sentirse más hombres?

Eso si, si a una mujer búlgara la encuentran con un hombre que no es su marido, toda la sociedad se les echa encima, recibe una paliza de su marido y no la lapidan de suerte como hacen los talibanes en Afganistán  

En España raro es el día que no fallece alguna mujer a manos de su pareja, aunque habría que analizar cuantas parejas eran españolas y cuantas emigrantes, pero  al final no deja de ser un problema de culturas no evolucionadas, sean de un pueblo de España o sean de cualquier otro país del mundo.

Desde luego si nos comparamos con otras culturas en España hemos avanzado mucho, pero eso no quiere decir que hayamos llegado al punto óptimo.

Quizás algún día las hijas de nuestr@s hij@s por fin conozcan lo que de verdad es la igual de sexos sin que nadie se tenga que preocupar de poner por medio una Ley de Paridad y quizás algún día en estos países ninguna mujer tenga que preguntarse ¿Por qué me pegas?.

Ese día de verdad habremos triunfado