Desde ayer, todos los mensajes están dirigidos a celebrar hoy día 8 de marzo el día «Intenacional de la Mujer». Si si, ya no se llama el «día de la mujer trabajadora», porque se supone que la mujer ya está introducida en la empresa, la mujer ya tiene derecho a trabajar (aun mas si cabe) y tiene derecho a opinar e incluso a ocupar un puesto en los Consejos porque para eso está la susodicha Ley de Paridad.

Si analizamos qué ha pasado en los últimos 40 años en España el vuelco es importantísimo. Leía el otro día un artículo de la Sección Femenina de Pilar Primo de Rivera  http://www.nodo50.org/tortuga/Ya-no-hay-mujeres-como-las-de (me la hizo llegar @Blackbirdrs67)  que me ponía los pelos de punta. Tantos años echándole la culpa a los hombres y realmente muchas  mujeres hacían retroceder al resto, no solo aceptaban la sumisión sino que la alentaban. He tenido la oportunidad de verlo en mi entorno (gracias a Dios no en casa de mis padres) y de verdad me daba lástima esa concepción de vida de algunas mujeres.

Hoy las cosas han adelantado mucho. Las leyes empiezan a proteger mas en serio la maternidad (yo perdí dos puestos de trabajo, uno por cada hijo a finales de los 80), pero no es suficiente. Los hijos tienen que venir si queremos hacer prosperar este país y las ayudas para tenerlos  son escasísimas, además tener un hijo frena irremediablemente nuestra carrera profesional al menos cuando son pequeños.

En 27 años de profesión, me he sentido en desigualdad por salario. No me han faltado oportunidades para crecer profesionalmente y se lo debo a los hombres que entonces eran mis jefes, pero nunca han valorado económicamente de la misma manera a hombres y mujeres que ostentábamos el mismo cargo. He llegado a escuchar de la boca de un Director General ante una ridícula subida de sueldo  «tu marido tiene un buen puesto y no eres tu quien mantiene la casa»  fulanito tiene dos hijos y su mujer no trabaja, increible pero cierto.

He asistido a procesos de selección dónde por ser mujer se ha dudado de la capacidad de dirigir una empresa llena de mujeres: «Es muy complicado poner una mujer al frente de un equipo de mujeres con carácter, crees que serias capaz?»

Mujeres y hombres, hombres y mujeres, que mas da. Nuestra única diferencia reside en la fuerza, que bien es cierto en eso somos mas débiles por decir algo, ya que aguantar un parto no es cosa de broma, pero enfín levantar cientos de kilos de peso, cierto yo no soy capaz.

He tenido en mis equipos mujeres y hombres. Mujeres que se han dejado la vida con su profesionalidad desbordante y hombres que no han hecho mas que vivir de las rentas. Por supuesto también he tenido hombres trabajadores que con respeto y empuje me han ayudado a ser lo que soy. También he tenido mujeres de colmillo retorcido que saben «hacer una camas estupendas» y no precisamente las de sus casas u hoteles.

Pero esto somos los seres humanos, buenos, malos, trabajadores, vagos, optimistas, pesimistas… de todo hay en la viña del Señor y mientras tanto, lo que no podemos permitir es que continúe la desigualdad porque siga habiendo mentes retrógadas que prejuzgan por el sexo del trabajador@

Celebremos muchos años el Dia Internacional de la Mujer, porque somos madres, porque somos iguales y porque en definitiva somos personas.