Quien me iba a decir a mi, hace tan solo seis meses, que había un mundo desconocido que me iba a atrapar y de qué manera.

Si me hubieran hablado de «desvirtualizaciones» «quedadas para comer sin conocerse» «networking con conocidos y no presentados» habría pensado: vaya frikada, qué me estáis contando…?

Pero ahora, cuando uno lo vive en primera persona, la percepción es totalmente distinta, es una experiencia que nadie debería perderse. Dos escasos meses de preparativos  nos llevaron a  poder realizar cuatro eventos, cuya culminación en Madrid para mi fué increible (me incorporé en un equipo magnífico  @antoniodomingo, @ralbiol, @sorpendida que ya tenían experiencia del año anterior ) .

Y no, no es echarnos flores a los organizadores ni mucho menos, porque el valor y la importancia del evento la aportan las personas que acuden y lo hacen posible. Sin los twitteros nosotros no seríamos nada.

Queríamos que el Primer Aniversario de EatsandTwitts fuera especial. Para ello tuvimos la suerte de poner contar con el patrocinio de @CajaNavarra y @ReynoGourmet (D. O. Navarra) que nos dieron la posibilidad de buscar un precioso sitio en Madrid, encargar una decoración especial, tener un fotocall (porque a los twitteros nos encanta hacernos fotos juntos) y ofrecer un aperitivo y un almuerzo espléndidos (servido por Joaquin y Lucía) que dificilmente podríamos haber podido contratar sin su ayuda.
Y llegó el gran momento. Hasta entonces los Eats 2009 de Madrid, Bilbao, Sevilla y 2010 Valencia, Barcelona, Pamplona y Palma de Mallorca habían sido un éxito y el Primer Aniversario en Madrid no podía ser menos, el listón estaba muy alto .
Los nervios por la mañana hicieron su aparición. Todos los que hayais montado algún evento sabéis los problemas de última hora, carpetas olvidadas, paneles que no encajan, etiquetas que no coinciden,  ordenadores que no conectan, la prensa que no llega, los twitteros que se amontonan en la puerta…
Pero no importó nada, siempre aparece un amigo para echar una mano y la adrenalina y la ilusión nos  hicieron reaccionar. Como comentábamos entre nosotros «uno se crece ante la adversidad» y los problemas se fueron solucionando.
Por fin llegaron los periodistas e hicimos la rueda de prensa, pero no como estamos acostumbrados, sino una rueda de prensa cercana, entre amigos, porque en twitter algunos medios tienen tras ellos personas y no robots,  que participan en el diálogo y son accesibles (también los hay que no han entendido nada y así les irá).
Les dimos la gran noticia: de la mano de @ReynoGourmet, @CajaNavarra,  @JorgeGdelArco con su empresa Xupera y  Fernando Canales propietario del restaurante  @Etxanobe , EatsandTwitts saltará el charco, e iremos a New York para que los twitteros que viven allí  también puedan disfrutar del encuentro y  donde nos ayudará  @julie_no, que acaba de instalarse por esos lares .
Después vino la cata de fantásticos vinos, queso y aceite de navarra.
A partir de las 14:00 los twitteros se amontonaban en la puerta y nos retrasamos con las acreditaciones (eramos 220 personas) , pero en este mundo todo se entiende y nadie se enfada (bueno casi nadie) y al cabo de un rato ya se veía copa en mano a unos y otros, mirando el avatar y el nick del contrario para reconocerse. Abrazos, caras de sorpresa, buen rollo, felicidad … eso es lo que se respiraba desde el principio porque nos encontramos como si fuésemos amigos del alma a los que hace tiempo no vemos.
Es gracioso lo que se esconde tras un avatar y lo mas divertido es que hay personas a las que reconoces al instante y  otras a las que  habíamos imaginado en nuestras mentes totalmente distintas. En general, la gente es mucho más joven que la proyección de su avatar (o es que este mundo mantiene joven a los usuarios).
El almuerzo impecable: vichisoise,  pimientos de piquillo rellenos de bacalao, un magnífico entrecote de ternera navarra   y  milhojas de frambuesas y nata,  tuvieron la culpa de ponerme a dieta en cuanto llegué a casa.
Tras el café la tertulia, una pena que no todos pudieran quedarse, porque OME o la oficina les llamaba, pero muchos renunciaron a las ponencias porque estaban encantados de haberse conocido y querían aprovechar la tarde entre amigos.
Por fin se pusieron serios con nosotros a eso de las 7 de la tarde, tenían que cerrar el local y quedaba recoger. La fiesta había concluido y tocaba hacer balance.
Todos los que nos conocimos en los diferentes EatsandTwitts buscamos el momento de volver a vernos, de tomar un café, de compartir una cañas, porque ha nacido una amistad y en muchos casos una posibilidad de hacer networking de verdad y los que todavía quedan pendientes ya estamos tramando estrategias para poder quedar.
Y ahora, una vez que  hemos descansado y ya estamos trabajando en las nueva citas y provincias para primavera, solo tenemos una cosa pendiente, dar gracias a todos los que vinísteis y tranquilizar a los que les dio la sensación de haber ido a una boda, porque la esencia de EatsandTwitts no se perderá  nunca, siempre seguirá siendo un lugar de reunión,  encuentro, networking  y sobre todo  un almuerzo entre verdaderos amigos.