Análisis de la crisis de United Airlines, por la violenta expulsión de un pasajero

Parece que por muchos años que pasen, en United Airlines no han aprendido de sus crisis de reputación. Ayer volvieron a repetir, al expulsar violentamente a un pasajero fuera del avión

Sin duda fue épica la primera crisis  de reputación en redes sociales de United Airlines en 2009, donde vivimos con asombro cómo un cantante canadiense se hacía famoso gracias a que en la línea área maltrataron su equipaje y rompieron su guitarra, mientras él era testigo desde la ventanilla del avión.

El cantante grabó una serie de vídeos con canciones dedicadas a la compañía y rápidamente se hicieron virales llegado a superar los 16 millones de visualizaciones.

En estos últimos años, como en otras muchas líneas aéreas, se han sucedido quejas, pero ninguna como la del pasado 27 de marzo, donde saltaban de nuevo todas las alarmas, cuando United Airlines impidió embarcar a dos adolescentes y una niña de 10 años por vestir con leggins

“Un portavoz de la aerolínea explicó que la verdadera razón por las que no se dejó embarcar a las chicas fue porque estaban volando con una tarjeta de empleado de United, un privilegio que se concede a los trabajadores. Al volar con dicha tarjeta tienen que cumplir con el código de vestimenta para trabajadores que establece la aerolínea, y los leggins no cumplen con éste”

Pero cuando todavía resuena esta noticia y aun no se han calmado los ánimos contra la compañía, ayer volvieron a liarla. al arrastrar literalmene a un pasajero fuera del avión, elegido aleatoriamente por overbooking, porque necesitaban asientos para los empleados de la línea aérea.

El vídeo no deja lugar a dudas. Una persona de seguridad se acerca al pasajero, le increpan para que abandone la nave y al no hacerlo voluntariamente, lo tiran al suelo y lo arrastran fuera del avión, según publica Verge

Pero vamos a analizar con cifras cuáles fueron las consecuencias, con datos que nos aporta Brandwatch, la herramienta de escucha activa y monitorización.

Lo primero que se detecta es que el número de menciones asciende al 1.5 millones en un solo día, lo que representa un aumento del 100% de sus menciones habituales.

 

United Airlines

Análisis de sentimiento

Crisis reputación United Airlines

El análisis de sentimiento demuestra claramente cómo el 10 de abril los usuarios de redes sociales arremeten contra la compañía aérea, con comentarios absolutamente negativos

Lo más representativo de esta crisis es que al existir un vídeo que demuestra cómo fue el trato recibido por el pasajero, la crisis fue mucho más intensa. Contar con una prueba tan evidente, sitúa a los consumidores frente a la compañía para pedir explicaciones y criticar duramente la acción.

También los medios de comunicación tradicionales se han hecho eco de la noticia, compartiendo el vídeo en diferentes canales de TV y diarios nacionales e internacionales, por lo que la difusión de este episodio ha alcanzado la máxima expresión de una verdadera y complicada Crisis de Reputación para United Airlines

Estas fueron las palabras más utilizadas

Crisis reputación United Airlines

Y los hashtags que ayer ocuparon los primeros puestos en las tendencias:

Crisis Reputación United Airline

En su primera crisis en red, la compañía perdió un 11% en bolsa, lo que representó unas pérdidas millonarias. Aun no sabemos la repercusión económica que traerá esta nueva crisis, pero esperemos que de esta nueva experiencia, aprendan de una vez por todas que no se puede maltratar a los clientes, ni a sus pertenencias.

Actualización. 

A última hora de la tarde, las pérdidas de valor de mercado se acercaban al millón de dólares (gracias Loreto Gómez y a Bradd Jaffy por el dato) 


Imagen:cnbc 

Fuente de datos: Brandwatch

Temas relacionados: El CEO de United Airlines pide finalmente perdón 

Usos avanzados y ejemplos del Social Intelligence #TheInbounder

El pasado jueves despegó en Madrid The Inbounder World Tour (un evento cuyas próximas paradas serán Londres, Nueva York y Milán), en el que participé con una ponencia sobre el uso avanzado del Social Intelligence y algunos ejemplos demostrativos de cómo, utilizando las herramientas adecuadas como Brandwatch, analizando y filtrando podemos: controlar la imagen de marca. prevenir crisis de reputación, detectar influencers, micro influencers y embajadores de la marca, saber qué hace, qué dice, cómo se comporta, a quién sigue nuestra competencia, quiénes integran su red, de qué hablan los consumidores y nuestros empleados, poner en marcha procesos de automatización, conocer cuáles son las tendencias,…  y además nos va a permitir innovar.

Social Intelligence

En nuestras estrategias tenemos que dar un paso más y pasar de la monitorización al Social Intelligence , identificando patrones para crear valor y tomar decisiones.

Hablamos de Signal Social Intelligence, las alertas de Brandwatch que escanean una actividad inusual y envían notificaciones en tiempo real, de la importancia del Data Blending o fusión de datos, que nos permite ajustar los resultados y conocer mucho mejor a los consumidores, cruzando los datos y los análisis obtenidos de la escucha activa con nuestro CRM, encuestas, entrevistas, percepción y experiencias de los empleados de la tienda, call center, estudios de tendencias.. porque no todos los consumidores son usuarios de medios sociales.

Definimos los procesos y la importancia del análisis semántico y de los sentimientos de los consumidores, definiendo las audiencias globales y los buyer persona, conociendo a nuestros consumidores a través de mapas de empatía o cubos de personalidad, la necesidad de crear  un customer journey map que  nos desvele cada punto y acompañe en todo el recorrido del cliente, para saber dónde fallan los procesos y como se han sentido los consumidores en cada etapa del recorrido.

Pero lo más importante no es solo la teoría, sino los casos prácticos presentados de varias marcas, que a través del Social Intelligence como Monster, Bimbo, o el caso de Ikea han conseguido mejorar el engagement, descubrir tendencias para adelantarse a la competencia, incrementar sus ingresos, conocer en profundidad sus comunidades, saber que opinan los consumidores sobre la empresa y mejorar la experiencia de compra.

Sin duda las marcas que entienden el Marketing Digital son las que transmiten al consumidor:

 Te escucho, analizo y tomo decisiones porque me importas

Os dejo la presentación con el desarrollo de los ejemplos mencionados.

,

 

Las ratas de Granier, cómo solucionó la misma crisis el restaurante Quick en Francia

Sin ninguna duda, las crisis más complicadas que se le pueden presentar a una marca, son las crisis de producto y más si por medio hablamos de intoxicaciones por mal estado de comida o bebida, o como en el caso que nos ocupa hoy, por roedores que se pasean por el mostrador entre la comida de uno de los establecimientos de la panadería Granier.

ratas garnier

En mayo de 2012, vivimos en Facebook y Twitter una crisis muy parecida a la actual de Granier, pero en ese momento se trataba de la cadena de restaurantes Quick de Francia.

Varios vídeos subidos a Youtube, mostraban cómo las ratas se paseaban tranquilamente de noche por el restaurante.

Saltaron todas las alarmas y pronto las redes sociales se llenaron de comentarios de los usuarios contando sus experiencias y dejando en un lugar bastante desastroso a la marca.

Además en toda crisis, hay algo que hemos de temer y es que los grandes medios tradicionales se hagan eco de la noticia. Una vez que llega a televisiones y diarios “la crisis está servida” porque nos guste o no, al final la repercusión mediática llega a todos los rincones.

En el caso de Quick fueron Le Monde y Le Parisien France, quienes se ocuparon de informar a sus lectores del episodio incluyendo uno de los vídeos tomado por un cliente.

En España grandes medios como El Mundo, La Vanguardia, 20 minutos o el Huffington Post, Voz Populi, Elplural… e incluso canales de televisión, se han ido haciendo eco de la noticia de las ratas de Granier corriendo por el mostrador (incluyendo también el vídeo de un viandante que pasaba por el establecimiento de madrugada), de tal modo que ya es difícil encontrar algún consumidor español que desconozca la noticia.

Imagino la cara del Community Manager al abrir sus perfiles sociales por la mañana, que con una cuenta en Twitter con poco más de 1.800 seguidores, no estaría muy acostumbrado a gestionar crisis y se le vendría el mundo encima siendo TT.

En el caso de Quick, cometieron el error de responder a un usuario y después borrarlo, así como los comentarios negativos que los usuarios dejaban en su muro de Facebook, lo que consiguió que el tema se viralizara aún más en la red y que fueran increpados ya no solo por el problema que originó la crisis, sino por la falta de transparencia borrando los comentarios.

Esta fue la primera actualización que luego borraron:

Buenos días Nicolás  Quick Francia lamenta la presencia de roedores en su local Quick de Belleville. Este restaurante dispone de un contrato de desratización que se ejecuta por parte de profesionales. Después de ver esta foto publicada el día 1 de mayo, se ha solicitado por parte de la dirección una desratización inmediata. Buen día  

Unas horas más tarde volvieron a responder al usuario con un texto similar (posiblemente se dieron cuenta del error). Las prisas y toma de decisiones en caliente no son buenas ante una crisis de reputación tan grave, tener un protocolo de crisis y tomarse un tiempo para actuar con sentido común es esencial.

Finalmente tras el cierre del local, publicaron los certificados de desratización y estuvieron un tiempo sin publicar.

Pero ¿qué ha pasado con Quick y sus perfiles sociales cuatro años después?

Pues curiosamente su perfil de Facebook que contaba con 353.000 fans, en la actualidad tiene 586.525 fans o Me gusta, es decir su comunidad ha seguido creciendo cómo si nada hubiera ocurrido y su actividad volvió a la normalidad diaria.  Parece que al menos en Facebook el episodio no les pasó factura.

Ahora solo mantienen activos perfiles en Facebook, Instagram y Youtube, curiosamente los perfiles de Twitter o bien han desaparecido o bien están inactivos como en el caso de Quick Bélgica.

Granier ha seguido unos pasos similares. Tras algunos tuits de respuesta a las menciones el día 9 de diciembre

ratas granier

publicaron un comunicado oficial el mismo día 9 de diciembre

crisis reputacion ratas granier

Y otro el día 12 de diciembre, quedando silenciada la cuenta desde entonces

ratas granier

Este tipo de episodios consiguen que los consumidores desconfíen de las marcas porque, como hemos comentado al principio, cualquier cosa es subsanable, pero un problema con el producto queda en la mente de los consumidores ¿Es un hecho aislado de un local concreto o es casualidad que alguien haya grabado la escena?

En el caso de Quick parece que tras la tormenta volvió la calma y continúan sin problemas con su negocio, en el caso de Granier el tiempo nos dirá si la repercusión de este episodio insalubre daña seriamente la imagen de la marca o por el contrario, con el tiempo los consumidores lo olvidarán.

Cada detalle cuenta para nuestra identidad digital

Cuando abrí mi cuenta de Twitter en 2009, no pensé ni por asomo la importancia que llegaría a tener esta red social y, quizás por eso, no me preocupó demasiado que mi nick fueran mis iniciales, que terminara con dos números y que con el tiempo pudiera incidir en mi identidad digital.

Intenté registrarme como fatimamartinez, fmartinez, fatimaml y mil posibilidades más, pero sistemáticamente Twitter me indicaba que esos nicks estaban registrados y, por defecto, me ofreció fmlopez48, así que accedí a su recomendación, pensando que Twitter sería similar a un chat, como cualquier otro de los existían en aquel momento y que el nick no tenía ninguna importancia.

reputacion online

En 2009 no había como ahora cientos de especialistas en identidad digital y marca personal, ni existía prácticamente formación de calidad en social media, ni se escribían cientos de post sobre el tema como ahora y, aunque al principio los usuarios se equivocaban y cambiaban los números al mencionarme, o simplemente se les olvidaba poner el 48 tras fmlopez, al final todos nos fuimos acostumbrando sin que nos chocara (al menos a la mayoría).

Pasados los años, fmlopez48 fue tomando identidad propia. En eventos, charlas, conferencias, entrevistas y programas de TV, siempre aparecía como Fátima Martínez (@fmlopez48) y sin darnos cuenta este nick quedó asociado a mi nombre.

Si hoy buscamos en Google @fmlopez48, encontramos nada menos que 24.600 resultados y, hasta donde he podido comprobar, todos están vinculados a mi nombre, por lo tanto pensé que para qué cambiarlo, ya que casi se había convertido en una marca personal.

Pero ciertamente Twitter fue evolucionando, creciendo, y curiosamente quien utilizaba números en el nick eran en su mayoría bots, creados para todo tipo de cosas que en general no suelen ser del todo honestas.

Sin darme cuenta, un simple nick empezaba a darme problemas de identidad digital. Quien me conoce bien opina como yo, es una pena pensar en un cambio de nick a estas alturas y más con todo lo bueno que me ha dado en estos años, pero hay que pensar en que nuestro nombre y apellidos es nuestra identidad real.

Cuando imparto clase y llegamos a Twitter ¿cómo explicar a los alumnos que nuestro nick nos tiene que representar y que nunca utilicen números, mientras que el mío propio incumplía esta primera regla?

identidad digital

Por fin después de mucho tiempo de haberle solicitado a Twitter el cambio, hoy ha sido posible recuperar mi nombre en el nick que a todos nos identifica.

El nick de Twitter es solo un pequeño gran detalle, que constituye una parte importante de nuestra identidad digital, fundamentalmente cuando nuestra red de amigos y contactos en esta plataforma tiene un tamaño considerable.

A partir de hoy en Twitter, al igual que en el resto de las plataformas sociales soy @fatimamartinez, pero nunca olvidaré el tiempo que me acompañó un nick con números que me ayudó a llegar hasta aquí.

No olvidemos nunca que cada detalle cuenta para nuestra reputación e identidad digital. Para los demás usuarios somos nuestros avatares, nuestras imágenes, nuestras portadas, nuestros vídeos, cómo nos comportamos y sobre todo somos lo que compartimos cada día. 

Guía para detectar influencers de nuestra marca

Detectar a los influencers de nuestra marca no es tarea sencilla.

Muchas marcas simplemente se guían por el número de seguidores de un determinado usuario, sin darse cuenta que las cifras pueden engañarnos.

Hay usuarios que tienen cientos de miles de seguidores en Twitter o Instagram porque los han comprado, otros con el tiempo, han creado grandes comunidades, pero no interactúan con ellas, por lo que no generan engagement, que es lo más importante para cumplir los objetivos que se plantea una marca cuando quiere conectar, o contratar a los usuarios que son realmente relevantes para la difusión de sus productos o noticias.

Influencers Twitter

¿De qué nos sirve contratar a supuesto influencer con miles de seguidores si su mensaje no va a ser compartido por su comunidad?

Es importante analizar no solo la calidad de la comunidad de un usuario, sino también su potencialidad: ¿qué capacidad tiene de interacción, de generar opinión y de activar conversaciones?

Otro punto importante a la hora de encontrar influencers para nuestra marca, es analizar sus perfiles: edad, ámbito, sector, temas que comparte…

En muchas ocasiones, las marcas contratan exclusivamente a usuarios relevantes de su sector, pero se pierden otra serie de usuarios muy interesantes que, al pertenecer a otros sectores, dan esa nota de frescura al contar sus experiencias y además, atraen a otros usuarios fieles a los que quizás por otros cauces las marcas nunca hubieran llegado.

El mundo de las redes sociales es muy endogámico y los usuarios terminan unidos por temáticas concretas, por tanto se retroalimentan de la misma información y de este modo estaremos duplicando impactos innecesariamente.

Imagen: Augure

Cuando organizamos un evento, hemos de dar diferentes informaciones para que los usuarios “invitados” no compartan exactamente lo mismo, en el mismo momento. A diario vemos cómo un grupo de youtubers, instagramers, tuiteros, bloggers… acuden a un evento y sus actualizaciones son casi idénticas: estoy aquí, estoy comiendo esto, me alojo en este hotel, hemos visitado… si todos ellos se dirigen a comunidades similares, llega un momento que saturan a la comunidad global e incluso pueden llegar a producir rechazo hacia la marca.

Últimamente, también han proliferado plataformas que se dedican a reunir usuarios con diferentes tamaños de comunidades para que compartan información de las marcas. Estos usuarios a los que algunas empresas denominan “influencers” pueden tener comunidades de 500 o de 100.000 seguidores, a los que pagan por difundir una determinada información. Los usuarios facturan por número de seguidores. Realmente a las marcas lo que se les ofrece es volumen, ya que sumando los seguidores de unos y de otros se llega a una audiencia potencial alta, pero no nos olvidemos que entre ellos también existirá un alto número de duplicaciones. Si lo que buscamos es llegar a una gran audiencia con un mismo mensaje pueden sernos de mucha utilidad, pero si buscamos diferenciación, en mi opinión habría que buscar otros cauces más personalizados. No es lo mismo que un usuario cuente en primera persona qué siente, qué le parece, cómo ve el producto, a que difunda un enlace en cadena.

Otras plataformas venden servicios de bots. Es curioso observar de repente cómo una campaña con un determinado hashtag, es compartida por usuarios con nicks cuando menos curiosos. Solo hay que entrar en una de estas cuentas para detectar que detrás no encontraremos personas físicas, sino simplemente robots programados para este fin, lo que le resta toda credibilidad a la campaña que hemos puesto en marcha.

Mi consejo para las marcas que quieran organizar algún tipo de evento con influencers es que se dejen asesorar por agencias de prestigio, que sean especialistas en este tema, que conozcan personalmente a estos influencers, que los tengan catalogados por lugares de origen, sectores a los que pertenecen, temas de los que suelen tratar, que sepan muy bien como funcionan sus comunidades y qué respuesta se puede esperar de ellos. Hoy en día encontramos agencias especializadas en youtubers, instagramers, bloggers, tuiteros…

También existen herramientas que nos darán pistas para analizar perfiles concretos. Estas herramientas por si mismas son cuestionables, pero bien combinadas, nos permiten ajustarnos mucho la realidad y equivocarnos poco.

Si analizamos a un determinado usuario de redes sociales con Klout, Kred, Brandwatch (Peerindex), Augure, Alianzo … y sus blogs con Alexa, SemRush, SimilarWeb … individualmente, puede llevarnos a error, ya que cada una utiliza un algoritmo diferente y en muchos casos dan fallos, bien porque se haya desconectado algún perfil de redes de un usuario concreto, bien porque la herramienta en ese momento no funcione como debiera. Pero si sacamos los datos de cada una de ellas y los combinamos, podemos hacernos una idea bastante aproximada de la influencia del usuario analizado. No nos olvidemos que en general estas herramientas no solo miden el número de seguidores, fans, personas en sus círculos… sino también el nivel de interacción, que es mucho más importante: menciones, retuits, me gusta, compartidos, número de lectores de sus blogs, visualizaciones, bucles…

Hay que tener en cuenta que lo importante es analizar el ratio de respuesta de una cuenta. Si por ejemplo una blogger de moda (egoblogger), tiene en Instagram más de 1.000.000 seguidores y su ratio de me gusta es de 12.000, pero tenemos otra blogger con 400.000 seguidores y 13.000 me gusta de media, está claro quién es más influyente y normalmente este matiz esencial no suele ser determinante.

Bloggers moda

También podemos encontrar artículos elaborados por diferentes medios, que nos darán una pauta de usuarios relevantes por sectores (hay que tener en cuenta que no son los únicos sino una selección): Cocina (20 minutos), Turismo, Gastronomía, Moda (Trendencias) Marketing (Marketing Directo)  Sector Digital (ISDI). Así mismo existen cientos de listados elaborados por bloggers, aunque en esto también existe controversia, ya que algunos realizan artículos basados en amistades personales, lo que le resta credibilidad y enfada a quién no sale en ellos, por ello debemos acudir a fuentes que consideremos fiables.

No olvidemos que hemos de decidir si lo que nos interesa son usuarios relevantes en una determinada red social, por ejemplo Instagram, Youtube, Vine, Twitter, Periscope… para una acción especial, o si por el contrario preferimos usuarios que sean relevantes en varias redes sociales, es mucho más complicado encontrar usuarios relevantes en múltiples plataformas, pero a veces puede ser más efectivo, ya que aunque tengan algún nivel de duplicidad en sus redes, suelen aglutinar diferentes targets en cada una ellas.

Por último os dejo el Ebook gratuito que ha publicado Audiense (antes Socialbro) Marketing de Influencia: Cómo elegir al influencer ideal y   un enlace para descargar gratuitamente la Guía de Séntisis: Detectar usuarios más relevantes para nuestra marca, estructurada en cuatro partes: “Stakeholders, Influencers, Brand Lovers y Detractores de Marca” y un por si os pudiera ser de utilidad.

 

Guía de atención al cliente en Redes Sociales

La mayoría de las empresas han comprendido, que las redes sociales representan un buen vehículo de comunicación para la compañía, una ventana abierta al mundo para darse a conocer y un buen soporte publicitario para sus campañas, pero hay una característica de gran valor que aportan las redes sociales, que aún no utilizan muchas empresas:

Los perfiles de marca de atención al cliente.

Canal de atención al cliente Movistar

 

Si bien es cierto que grandes marcas comerciales, bancos, empresas de telefonía móvil, ayuntamientos han creado perfiles específicos de atención al cliente, parece que algunos organismos oficiales y pymes aun se resisten a abrir este canal de comunicación para resolver dudas, ayudar al consumidor o solucionar problemas de una forma mucho más rápida y eficiente al ciudadano.

Según la Guía que ha publicado Séntisis, la atención al cliente en Redes Sociales debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Ha de ser un canal exclusivo
  • Hemos de establecer un protocolo de actuación
  • Contar con un Manual de preguntas y respuestas frecuentes
  • Elaborar un Plan de Crisis
  • Tener un equipo especializado y comunicación interna
  • Aportar la información necesaria
  • Tener canales complementarios

BAnco Sabadell Twitter

 

Pero para poder dar una atención al cliente de calidad, la empresa debe siempre seguir unos pasos concretos:

  • Monitorizar para saber qué dicen, quién lo dice, cómo lo expresa, cuándo (en qué momento)
  • Hemos de priorizar respuestas por temas y usuarios más relevantes
  • Estar siempre alerta
  • Ofrecer respuestas cualificadas
  • Encontrar oportunidades
  • Conocer más y mejor a nuestros consumidores
  • Detectar todas las menciones
  • Personalizar las respuestas
  • Reducir el tiempo de respuesta
  • Medir los resultados

Es importante también que la persona que esté al frente del perfil de una marca tenga presente que

  • Hay que evitar las polémicas
  • La empatía con los usuarios es algo fundamental para atender estos canales
  • Hay que aportar soluciones de valor
  • Evitar derivar a otro lugar si no es absolutamente necesario
  • Agradecer y animar a los usuarios a volver a participar cuando lo necesiten
  • Explicar bien nuestro punto de vista
  • Ser claro en las respuestas
  • Es bueno generar conversaciones positivas
  • Fundamental reconocer los  errores y en su caso pedir disculpas
  • No olvidemos recompensar la participación

Lo que muchas empresas desconocen es que por ejemplo Twitter puso en marcha, el pasado mes de febrero,  Customer Feedback, un canal de atención al cliente privado  que permite a los usuarios compartir sus opiniones de forma privada con una empresa tras una interacción. Con esta herramienta, las empresas pueden  añadir  links  en sus tuits, que redirigen a Mensaje Directo y de esta forma marcas y usuarios pueden mantener conversaciones privadas.fuera del TL, recibiendo un trato personalizado, rápido y eficaz.

Customer Feedback Twitter

Un canal de atención al cliente en redes sociales nos ayudará sin duda a mejorar la imagen de marca y estrechar la relación con los consumidores.

Reputación online, o cómo perder nuestro trabajo antes de empezar

Parece que manejar una cuenta en redes sociales es un juego de niños, pero realmente su mal uso, entraña una serie de consecuencias que, si no somos capaces de medirlas, puede ocurrir que a la larga nuestros comentarios nos pasen factura.

Nadie sabe qué va a ser de nuestra vida dentro de unos años, ni que nos depara el futuro, ni en qué situación nos encontraremos, lo que ya nadie debería dudar es que lo que compartimos en Internet es una parte esencial de nuestra seña de identidad digital.

compartir-redes-despido

Cuando estamos participando en una red social, pensamos que un comentario en un momento dado no tendrá la menor importancia, que una foto que compartimos subidita de tono, no tendrá mayores consecuencias, o que un determinado acto que defendemos hoy a ultranza, mañana podemos estar totalmente en contra, pero lo más grave es que por mucho tiempo que pase, hoy en día todo queda reflejado y es muy sencillo encontrar cualquier información compartida que nos pueda perjudicar.

La nueva moda es que si te pillan en un renuncio cierres tu cuenta, pero esto no soluciona nada. Las capturas de pantalla corren que vuelan y siempre habrá alguien que tenga la prueba irrefutable del delito.

Podemos enumerar casos pasados y sobre todo casos recientes, en los que a unos les ha costado una concejalía, a otros estar en boca de todos y a otros sin ir más lejos dejar de cumplir un sueño.

Si hacemos memoria, el ex presidente de Extremadura José Antonio Monago, cerró su cuenta cuando fue pillado in fraganti jugando al “Doodle Jump”. No hubiera sido tan grave, de no ser porque unas semanas antes le ocurrió lo mismo a la Ministra Fátima Bañez, por lo que ya llovía sobre mojado.

Jose-Antonio-Monago-Twitter

Otros políticos y empresarios nos avisaron del cierre de sus cuentas cuando vieron las orejas al lobo.

jordi-sevilla-twitter

presidente-coca-cola-Twitter

Pero curiosamente, cuando pasó la tempestad, volvieron a las redes según ellos  “poco democráticas” y que “no les dejaban vivir” y hoy nos encontramos con que están absolutamente activos.

Por su parte, en estas últimas elecciones hemos visto cómo Guillermo Zapata, cerraba también su cuenta de Twitter para intentar “borrar” su historial de tuits. Seguro que en 2012 ni de lejos podía pasar por su imaginación que tres años después sería nombrado concejal de cultura del Ayuntamiento de Madrid (y destituido al instante por sus tuits).

El último caso lo hemos vivido hace unos días con el jugador de fútbol Julio Rey ¡En qué momento se le ocurrió compartir el dichoso tuit (pensará ahora), que le ha impedido incorporarse al Deportivo! Solo tenía 17 años en 2012 cuando se le ocurrió la brillante idea, pero eso no le exime para que el Club, tres años después, haya decidido desistir de su fichaje. Un sueño quebrado por un tuit.

Puta-depor-puta-riazor-julio-rey

Pero no nos equivoquemos, esto no solo les pasa a políticos, futbolistas y famosos. Esto está pasando cada día  en las selecciones de personal de miles de empresas, donde candidatos son eliminados por su forma de comportarse en las Redes Sociales.

Estas noticias las leemos demasiado a menudo “Su futuro jefe decidió prescindir de ella tras ver un comentario negativo sobre su empleo en una conocida red social” (Artículo ABC)

Pizzería-despide-chica-redes-sociales

No nos equivoquemos, las Redes Sociales no son un juego.

Seguiremos insistiendo, cuidado con lo que compartimos en Redes Sociales, podemos perder nuestro trabajo antes de empezar.