Ayer miraba a mi alrededor y fui realmente consciente de cómo la tecnología ha cambiado nuestras vidas, nuestra forma de trabajar, pero también nuestras casas, convirtiéndolas poco a poco en hogares inteligentes.

Que la tecnología ha cambiado nuestra forma de comunicarnos ya no es noticia porque todos lo tenemos bastante asumido, ha cambiado la forma de entender la formación, las empresas, los trabajos…, en definitiva ha cambiado por completo nuestro día a día.

Por una parte WhatsApp y Telegram han sustituido los SMS, pero también han reducido notablemente nuestras llamadas telefónicas (los teléfonos fijos todavía están pero apenas los usamos).

Utilizamos a diario una variedad de redes sociales para crear comunidad, conectar con personas de nuestro interés e incluso para entablar negocios o buscar partners, nos informamos fundamentalmente a través de Internet, cada vez leemos menos diarios y revistas en papel porque lo hacemos a través de nuestro kindle,

Hoy nuestros smartphones han sustituido en parte a los ordenadores, totalmente a los aparatos de radio, las cámaras de fotos que en muchas ocasiones utilizamos con un trípode flexible que se adapta a cualquier lugar, o  o un palo selfie  adaptable a cualquier formato, que nos permita hacer directos mientras vamos por la calle o por qué no hacernos una  foto divertida en grupo… todo integrado en un solo dispositivo que además escuchamos por  mientras caminamos por la calle a través de bluetooth con unos Airpods

En nuestro cuerpo llevamos wereables, pulseras y relojes que miden nuestra actividad, controlan nuestras constantes e incluso nos avisan si algo es alarmante. En un hospital de Valencia han ideado una pulsera que nos avisa con anticipación en caso de que vayamos a tener un ictus. Estas pulsera y relojes nos conectan a nuestras redes, nos permiten emitir y recibir  llamadas y por supuesto responderlas desde el mismo dispositivo.

Nuestros ordenadores portátiles ya no pesan una tonelada, ahora son convertibles en tablets para visual thinking.

Utilizamos potentes webcam para incorporar a nuestros ordenadores para una mejor calidad de imagen y sonido en nuestras emisiones en directo , webinars o grabaciones de pantalla.

Tenemos Memorias USB para descargarnos todas las fotos y todo el contenido de nuestros móviles.

Los infoproductores creamos páginas de Checkout y embudos de venta donde hacemos el seguimiento de las mismas a través de plataformas como Thrivecart que además nos permite incorpora afiliaciones para que otros usuarios nos ayuden a vender nuestros productos.

Regalos de Navidad

Pero ¿os habéis parado a pensar cómo han cambiado nuestras casas? 

De un solo vistazo esto es lo que se puede encontrar en una casa de hoy en día:

Nada más entrar en casa lo primero que te encuentras es una alarma, pero no una alarma convencional, sino un sistema inteligente que detecta, fotografía y graba a todo aquel que se cuele sin haber introducido la clave. Desde nuestro móvil somos capaces de poder observar que es lo que ocurre en nuestra vivienda (muy útil cuando tenemos hijos pequeños a cargo de terceras personas).

También con los nuevos sistemas, podemos conectarnos con la guardería de nuestros hijos y comprobar cómo juegan, comen o están en cualquier momento.

Pero tampoco es necesario dar la luz al entrar en tu vivienda. Nuestros asistentes de voz Google Home, Alexa… encienden las luces inteligentes de casa con tan solo pedírselo. En cualquier momento podemos pedirles que nos den la previsión del tiempo, encontrar el restaurante más cercano con nuestra comida preferida o pedirle que encienda la televisión y ponga nuestro programa o serie preferida, que nos busque un vídeo en Youtube, o reproduzca nuestra lista favorita de Spotify para escuchar música tranquilamente, pudiendo conectarlo en cualquier habitación o llevártelo si te desplazas a una segunda vivienda.

Nuestros televisores, en la mayoría de los hogares, ahora son Smart TV (con conexión a internet y Alexa integrado), porque la programación ya no la vemos en los canales tradicionales, pero si todavía tenemos una televisión plana antigua, no hay problema porque también contamos con el Fire TV Stick  que nos permiten acceso a Prime Video, Netflix, Movistar, aplicaciones y juegos, o el Chromecast ahora también, cómo no fabricado en China, a un precio más económico.

Si hablamos de los enchufes inteligentes podemos contar con control remoto desde cualquier lugar para activar lámparas, calentadores de agua, ventiladores, cafeteras… muchos de ellos cuentan con temporizador.

Nuestras persianas suben y bajan de forma automática con un interruptor que también es inteligente. ...

Pero si llega la hora de la limpieza no dejamos de sorprender al que nos visita. Las aspiradoras están pasando al olvido, en su mayoría están siendo sustituidas por robots aspiradora que mapean nuestra vivienda y son capaces de limpiar y fregar cualquier rincón de todas las estancias. Vas caminando por la casa y de repente te cruzas con este «habitante silencios» que ya convive contigo (y de vez en cuando engulle las alfombras).

Si no teníamos bastante con los robots de suelo ahora también contamos con robots para limpiar los cristales. De forma inteligente van recorriendo toda las ventanas, cristaleras y correderas hasta dejar los cristales impecables.

Pero estos no son los únicos habitantes robóticos que encontramos ya en casa. La limpieza de la piscina también ha pasado a ser un mal menor. Se acabaron las horas interminables recogiendo hojas y limpiando paredes y fondo. El robot de piscina también se ocupa de dejarla limpia y cristalina recorriendo cada rincón para tenerla lista para su uso cuando la quieres utilizar.

El aire que respiramos en casa también lo podemos tener purificado y para relajarnos tenemos esos pequeños aparatos con aromaterapia que vaporizan nuestras esencias favoritas.

En fin que aunque pensemos que la tecnología no va con nosotros, realmente estamos en inmersos totalmente en ella. Nuestras ciudades poco a poco se van convirtiendo en ciudades inteligentes, nuestros coches tienen conectividad a Internet al instante y nuestro día a día va evolucionando sin darnos cuenta hacia un mundo robotizado, que más allá de darnos miedo hemos de aprender a trabajar con ellos para mejorar nuestra calidad de vida.

Te he dejado enlazados todos los productos que utilizamos en casa por si te pueden ser de utilidad para ti o como ideas para regalar en Navidad.

¿Y tú utilizas más dispositivos, robots o elementos inteligentes en tu vida diaria?