Seguramente os ha sorprendido el titular, ya que lo normal es encontrarse artículos donde los autores hacen similitud de esta red social con un pueblo abandonado. Pero al menos por mi experiencia personal, os garantizo que nada más lejos de la realidad, Google Plus me gusta y mucho y os voy a contar porqué.
Google Plus llegó a mi vida en 2011. En ese momento la expectación fue total. Solo reservada en un principio para desarrolladores y early adopters, y previa invitación, hizo que todo el mundo hablara de esta plataforma y que todos quisiéramos probar el nuevo lanzamiento de Google.
Una vez dentro y pasados unos meses llegó la decepción, quizás porque se parecía mucho a Facebook, quizás porque las expectativas de los usuarios eran mucho más altas. Se crearon debates entre defensores y detractores y pronto las voces más respetadas de la red pusieron una cruz a esta plataforma, haciendo perder el interés al resto de posibles usuarios. Si a esto le añadimos que Google decidió que todo aquel que tuviera una dirección de Gmail tendría un perfil… tormenta perfecta.
Fatima Martinez
Pues bien, durante estos 6 años la plataforma ha tenido múltiples cambios, tenía que encontrar su sitio diferencial, alejándose de Facebook y de Twitter, teniendo su propia identidad.
Así, en mayo de 2015, llegaron las Colecciones y las Comunidades, una forma novedosa de encontrarse con otros usuarios, segmentados por temáticas concretas.
En estos años he creado una red casi tan potente como la de Twitter ( con dos años menos de trabajo), pero lo mejor no es el tamaño de las comunidades (que a fin de cuentas no es lo importante), sino el grado de engagement que podemos llegar a conseguir en una red social.
Si comparo las actualizaciones de imágenes compartidas en Instagram, Facebook o Twitter, ni de lejos se acercan al resultado obtenido en Google+.
Cierto es que el tamaño de unas comunidades con otras son diferentes, no se pueden comparar churras con merinas, es decir no podemos extrapolar datos de una comunidad con miles de seguidores, con otra de apenas una par de millares, pero lo importante es tener la certeza de que lo que compartes es interesante para otros usuarios y que interactúan con la publicación, bien pulsando me gusta, bien comentando o compartiendo.


El ratio de conversión entre estas dos imágenes es mucho más alto en Instagram que en Google+ por la diferencia del número de seguidores, pero la primera imagen que es de Google Plus, ha conseguido 725 me gusta (+1), 33 comentarios y ha sido 11 veces compartido, mientras que la misma imagen en Instagram recibe 111 me gusta, 4 comentarios y no se ha compartido (quizás si Instagram pusiera definitivamente el botón de compartir en la misma red, hubiera logrado alguno).
Pero al final lo que cuenta es que en el caso de Google Plus con esta imagen hemos impactado a miles de personas que era nuestro objetivo, mientras que en Instagram con la misma foto se consiguió llegar a muchos menos usuarios por el tamaño de la red.
No todas las colecciones funcionan por igual, por eso debemos testar los temas que mejor se adaptan a nuestra audiencia potencial. En mi caso hay comunidades que crecen a buen ritmo como Viajes y Turismo, que sobrepasan los 37.000 seguidores y obtienen bastante respuesta y otras en cambio se sitúan en los 34.000, pero lo bueno es que son comunidades nicho, perfectas para segmentar contenidos.
Fatima Martinez
Si tomamos como base Twitter, donde mi red tiene casi el mismo tamaño que la de Google+ (39.900 frente a más de 37.000), solo en alguna ocasión se ha producido una publicación con más de 300 me gusta y cientos de rts, mientras que en Google + muchas publicaciones superan los 500 me gusta (+1), compartidos y comentarios.
En Twitter hemos perdido la sana costumbre de comentar, mientras que en Google+ los comentarios son bastante habituales, lo que demuestra que habitantes tiene 😉
En cuanto a las Comunidades, podemos encontrar algunas con actividad frenética, por ejemplo la Comunidad Pokemon con más de 450.000 usuarios, si bien es cierto que con la decadencia del uso del juego, la comunidad también ha experimentado un descenso en engagement. Personalmente creo que las Comunidades no están a la altura y podrían ser muy potentes porque hay muchas que tienen miles de seguidores, pero los usuarios prefieren debatir y comentar en otras redes sociales como LinkedIn o redes temáticas.
Otra ventaja añadida de Google +, es que cualquier usuario de Gmail (que esté conectado a su cuenta correo), que realice una búsqueda de mi nombre encontrará no solamente los resultados de mi web, el blog, LinkedIn, Twitter, Facebook… sino que a la derecha de la pantalla le aparecerá “una ficha” , con mi foto y mis datos.
Fátima Martínez López
Además el usuario podrá editar mi perfil como tarjeta de contacto:

  • Las tarjetas de contacto combinan la información que tenemos sobre alguien con la información de contacto que esa persona comparte
  • Se pueden combinar los contactos y los duplicados desaparecen
  • Podemos añadir a esa persona a contactos e incluir toda la información adicional que deseemos para completar la tarjeta

Fatima Martinez
Y por último y no menos importante lo de todos ya sabido: Google + favorece el posicionamiento en buscadores y nos aporta tráfico a la web y al blog.
Por tanto cuando leo que Google+ es una red deshabitada, una red fantasma y que no sirve para nada, siempre respondo a quien lo afirma que no la conocen bien, que no la han experimentado y que no le han sabido sacar todo el jugo que puede llegar a dar.
Ahora solo falta saber si Google apostará por la plataforma o la dejará morir poco a poco. Mientras tanto seguiré utilizándola como parte de mi estrategia de contenidos en redes sociales, algo que os recomiendo a todos los lectores de este post.