Imagino que, a estas alturas, os ha sorprendido la pregunta del titular, pero hoy que mi blog cumple cinco años, es la reflexión que quiero compartir con vosotros.
para qué sirve un blog
Si hace cinco años alguien me hubiera hecho la misma pregunta no hubiera sabido qué responder,  fundamentalmente por falta de conocimiento y de experiencia.
Hoy la respuesta es rotunda, un blog puede darte muchas alegrías y llegar a ser una parte importante de nuestras vidas, al menos de la mía.
Comencé mi andadura bloguera con fatimamartinezlopez.com, un blog que nacía para sacar todo lo que tenía dentro, en un momento duro de mi vida, cuando no tenía muy claro cuál era el camino que debería seguir.
Cuando ahora leo los primeros post, siento aquella impotencia escondida, las ganas de gritarle al mundo… pero poco a poco la rabia cesó y me di cuenta de su importancia como herramienta de comunicación y lo gratificante que es compartir.
Poco a poco el blog se convirtió en un contenedor donde todo cabía, temas profesionales, reflexiones, opiniones, temas personales… y decidí poner un poco de orden y abrir este mi segundo blog “Luces y Sombras de las Marcas” donde poder compartir los conocimientos adquiridos en 27 años de profesión y, sobre todo, aquello que fuera aprendiendo en adelante.
Durante este tiempo, he escrito 560 post (100 en fatimamartinez.com y 460 en Luces y Sombras de las Marcas) con los que he disfrutado, sufrido y vivido multitud de anécdotas.
Muchos de ellos me han servido para profundizar en temas que ya conocía, otros muchos como aprendizaje,  haciendo verdaderos ejercicios de investigación, otros muchos trasmitiendo descubrimientos de nuevas herramientas o funcionalidades, otros muchos para alabar a marcas que bajo mi punto de vista lo están haciendo bien o tirar de las orejas a aquellas que he creído se equivocaban y otros tantos para apoyar causas solidarias en las que creo debemos implicarnos y poner nuestro granito de arena haciendo de altavoz.
He intentado ayudar a lectores que así lo solicitaban, he publicado algún post de amigos como el de José Luis Casal @jlcasal, con aquel primer entrañable post o recientemente el de Arturo Caneda, que me solicitó un espacio para hacer llegar a todos la injusticia que se está cometiendo con el Dóctor Bárcena en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid.
Han sido muchas horas de desvelos, de cambios de titulares, de borrar frases, párrafos enteros e incluso dejar lo escrito en borrador para nunca jamás ser publicado.
En cada post intento poner lo mejor de mi, quizás muchas veces no logre el objetivo, pero siempre hay una fuerza que me empuja a seguir mejorando y no es otra que la vuestra, la de cada uno de los lectores que, en cada publicación, me demostráis que no estoy equivocada, que el camino elegido fue el correcto y que esto realmente sirve para algo.
Este blog me ha ayudado muchísimo para continuar mi carrera profesional,  para afianzar mi marca personal (esa que no nos cansaremos nunca de decirle a quien nos quiera escuchar que hay que trabajar y cuidar), por supuesto en mi crecimiento personal y me ha permitido colaborar regularmente desde mayo de 2012 en el blog “Con Tu Negocio” de Movistar, dónde ya he publicado otros 75 post.
Para qué sirve tener un blog
Gracias a Christian Delgado @christiandve por sus desvelos, por aguantar mis neuras cuando estoy atascada, por compartir los momentos de alerta cuando, en el post más leído de este blog, me sentí avasallada por un puñado de trolls.
Gracias a Ricardo Basurto por enseñarme que, cuando copian nuestros contenidos, es “porque hemos conseguido nuestra meta”.
Gracias a mi familia por aguantar largas noches en vela,  porque “las musas” en mi caso,  siempre suelen llegar de madrugada.
Gracias a los que en estos cinco años habéis decidido dejarme entrar en vuestros mails cada vez que publico, los que habéis compartido el contenido en vuestros perfiles o enlazado en vuestros blogs.
Gracias a los que, en algún momento, habéis incluido “Luces y Sombras de las Marcas” en vuestros post sobre blogs de marketing recomendados.
Gracias a los que os habéis molestado en dejar un comentario o pulsar “Me Gusta”, a los que me habéis criticado, a los que me habéis felicitado y animado, a los que me habéis ayudado, porque todos vosotros uno a uno, sois los culpables de que haya llegado hasta aquí y hoy cinco años después, sea capaz de responder a la pregunta:
¿De verdad sirve para algo tener un blog?
Rotundamente SI.