Responder a esta pregunta con una sola respuesta sería prácticamente imposible.
Motivos para abandonar cualquier red puede haber muchos, pero en el caso de Twitter el tema se complica, ya que su inmediatez e intensidad provoca desde una adicción difícil de controlar, hasta desmotivación,  cuando uno se siente atacado o ve cómo en ocasiones existe una falta importante de respeto hacia personas y/o empresas.
Twitter es capaz de darte las mayores alegrías, pero también los mayores disgustos.
Si por azar metes la pata, si tu partido ha tomado una decisión impopular o si un Community Manager tiene un día tonto y comparte en la cuenta de una marca una opinión personal,  que se preparen, el común de los usuarios entrará a degüello y las capturas de pantalla y los hashtag no se harán esperar.
calla twitter
Desde luego Twitter no es una red al uso, es un medio que requiere templanza, mano izquierda, aguante y sobre todo tiempo y sentido común.
Muchas veces entre profesionales de Comunicación, Marketing y  Social Media comentamos cómo ha cambiado esta red en los últimos cuatro años, pero no es la red la que ha cambiado,  si no la lógica evolución que se produce en cualquier medio cuando se masifica.
Esto tiene sus cosas buenas,  ya que el crecimiento nos ha permitido avanzar a todos, poder contar con los medios de comunicación como parte esencial, que nuestro trabajo se tome en serio, compartir nuestro conocimiento y aprender de otros profesionales, conectar con personas que difícilmente habríamos conocido de otro modo, pero también ha perdido la espontaneidad y el encanto del comienzo,  cuando el buen rollo era el denominador común de las conversaciones y podías conectar con casi cualquier usuario, políticos y periodistas renombrados,  como si se tratara de tus amigos de toda la vida.
Muchos son los amigos que conocí en esta red en 2009 que hoy ya no tuitean,  pese a haber sido sumamente activos en su momento.
Y en cuanto a políticos y directivos, podríamos empezar a hacer una lista. Las cuentas no están anuladas, simplemente han dejado de Tuitear, así que quizás algún día, vuelvan a utilizar la plataforma.
En marzo abandonaba la red Elena Valenciano, las amenazas llegaban a su familia
Captura de pantalla 2014-01-03 a la(s) 22.12.14
José Antonio Monago cerró su cuenta cuando se vio linchado por publicar en su cuenta de Twitter los resultados de un juego que,  por otra parte,  le habían costado un disgusto a la Ministra Fátima Bañez semanas antes
Jose antonio monago
En octubre decía adios a la red Jordi Sevilla, tras un intercambio de tuits poco afortunados con el alcalde de Jun
Captura de pantalla 2014-01-03 a la(s) 21.29.26
Ahora es Marcos de Quinto quien nos sorprende con su decisión, supongo que madurada, ya que Marcos era un tuitero extremadamente activo, capaz de dar su opinión personal sobre decisiones corporativas como en el caso de  Telefónica , defender la publicidad en determinados programas de TV polémicos , o entrando en batallas por el nacionalismo catalán.
Tanta intensidad supongo que le ha pasado factura, no me refiero en lo profesional (que quizás también, pero lo desconozco), si no en lo personal, porque si haya algo que Twitter nos quita es tiempo, un tiempo precioso de estar en familia, tiempo de estar con los amigos, tiempo en definitiva para vivir.
Captura de pantalla 2014-01-03 a la(s) 21.28.42
Así que aprendamos la lección, Twitter es un fantástico medio, red o herramienta, si tenemos en cuenta este principio:
Utilizar Twitter para lo que es: Informarse, Aprender, Compartir y Conectar.
No nos calentemos con polémicas absurdas que nos encienden la sangre, llevemos los contactos que de verdad merecen la pena a la vida “analógica” porque nos harán seguir creciendo,  pero sobre todo,  no perdamos el norte y aprendamos a gestionar nuestra forma de estar y nuestro tiempo en red.