Ayer viajando en el AVE camino a Barcelona para asistir a WakeUp, “perdi” mi Ipad en el trayecto.
Fui a desayunar a la cafetería y cuando regresé a mi sitio fui consciente de que mi Ipad ya no estaba en mi bolso.
Qué paso, cómo fue… es la pregunta del millón,  porque no fui consciente en ningún momento de qué había ocurrido, solo que ya no lo tenía en el bolso
El revisor muy amable me ayudó a buscar, volvimos a la cafetería y … ni rastro.
El primer impulso fue cambiar las contraseñas de todas mis cuentas en Redes Sociales y de correo . Lógicamente dedicándome profesionalmente al Social Media era lo que más me preocupaba en ese momento. No llevaba mi portátil y aunque un pasajero muy atento me ofreció el suyo,  preferí llamar a Christian Delgado @Christiandve  al que desde aquí le doy las gracias,  porque me ayudó desde el minuto cero y cambió instantáneamente todas mis contraseñas.
Sabía que tenía activado el sistema de búsqueda de todos mis dispositivos IOS, así que lo siguiente fue bajarme al Iphone la app “Buscar mi Ipad”.
Captura de pantalla 2013-09-28 a la(s) 20.27.57
Al conectarse a mi cuenta de Apple me señalaba que el Ipad no estaba conectado a ninguna red, por tanto no tenía señal, pero la app me permitió:
– Crear una contraseña remota que bloqueará el Ipad
– Enviar un mensaje al Ipad para “quien lo encuentre” pudiera llamarme por teléfono y devolvérmelo.
– Cuando el Ipad se conectara a internet enviaría un email con la localización donde se encontrara el Ipad.
– También me permitía borrar el contenido del Ipad, pero en la confianza de que pudiera aparecer no borré nada (menos mal)
Llegué a la estación de Sants en Barcelona a las 10:30 de la mañana y mi ponencia comenzaba a las 11:00 , por lo que lógicamente no había tiempo de ir a la comisaría a denunciar, ni a la fantástica tienda que Apple tiene en el centro de la ciudad para poder hacer los trámites más rápidamente.
Tras las ponencias y una magnífica mañana con amigos que se habían desplazado al evento  (Eva Collado, Luis Fernández del Campo, Victor Martín, Alex López,  María Redondo, Pedro Rojas, Nuria Alba… ) y saludos a algunos  de los asistentes que vinieron a conocernos, comida con la organización y resto de ponentes,  así que lógicamente imposible hacer nada  y además había quedado con otra estupenda amiga Eva María García  para tomar un café en la estación antes del regreso, porque mi tren salía a las 18:30 , así que no tenía tiempo para nada más.
Pero lo más curioso es que después de todo el Ipad apareció.
Una chica me llamó al móvil para decirme que habían encontrado el Ipad en los servicios y al abrirlo habián visto el mensaje con el número de móvil.
Una vez recuperado y ya mucho más tranquila, vi que efectivamente la app había funcionado, el Ipad mostraba un código de acceso que antes no existía, así que estaba bloqueado (como casi todos los padres el Ipad lo suelen utilizar mis hijos, por lo que no tenía contraseña de entrada)
Cuando llegué a casa y lo conecté a la red, recibí un mensaje instantáneamente en el mail con la geolocalización exacta.
No me preocupa saber qué paso, si me lo dejé en la cafetería y alguien lo cogió , ni quien, ni cómo ni por qué se lo llevó, lo importante es que la app cumplió su cometido y el Ipad volvió a mis manos unas cuantas horas después de su desaparición.
IMG_0717
Mi aprendizaje de la experiencia:
– Crea un bloqueo de acceso a tus dispositivos
– No dejes el bolso abierto nunca aunque pienses que está controlado
– Si llevas un dispositivo móvil o un portátil mantenlo controlado en todo momento es muy fácil dejárselo en cualquier sitio o que desaparezca en un descuido.
– Activa la localización de tus dispositivos para poder rastrearlos
– Bájate la app Buscar mi Iphone/Ipad
Y sobre todo dos cosas muy importantes
– No dejes que un imprevisto fastidie tu día,  aparca el problema, se responsable y haz tu trabajo lo mejor que puedas sin que te afecte lo que ha ocurrido y preocúpate cuando hayas cumplido tu responsabilidad.
– Ten y cuida a un amigo como Christian que deja todo lo que está haciendo para ayudarte
Gracias a todos los que os preocupásteis ayer y me dísteis muchos ánimos.