Leyendo esta mañana un artículo en la Vanguardia “Twitter es otra cosa”, lo primero que habría puntualizado es :

Twitter hay que saber utilizarlo

Los medios de comunicación, especialmente la prensa escrita,  se está dando cuenta que Internet en general y  las Redes Sociales en particular, especialmente  Twitter  les están quitado día a día lectores y dan una de cal y otra de arena poniendo en entre dicho su fiabilidad informativa.

Les guste o no a los medios tradicionales, famosos, políticos y profesionales están dando en Twitter noticias en primicia que sin duda hubieran sido portada de algún diario si no existiera la plataforma, porque publicado al día siguiente perdería todo su valor informativo. Esto por mucho que les duela no va a cambiar.

Todos los medios que se precien a día de hoy tienen cuentas en Twitter y luchan para seguir añadiendo nuevos followers a las mismas para de este modo,  intentar posicionarse en la red.

Entiendo perfectamente su preocupación, ya que aunque sus ediciones digitales tengan muchas visitas y lectores asiduos, sus ingresos publicitarios no son ni serán por asomo la mínima parte de la gran alegría económica vivida hasta hace unos años con sus ediciones impresas, pero la prensa escrita ha reaccionado tarde y recuperar su liderazgo no es tarea fácil. No se puede intentar vender más ejemplares haciendo dudar del poder informativo de una herramienta.

Twitter no solo es otra cosa, Internet es otra cosa y mientras esto no lo tengan claro los editores y medios en sus mentes, no conseguirán llegar al ciudadano masivamente.

En una afirmación  si tiene mucha razón el artículo, algunas informaciones que circulan por Twitter no son reales, hay mucho infiltrado y es cierto que no todos los usuarios son rigurosos a la hora de publicar noticias”. Pero no es menos cierto que en alguna ocasión también nos hemos encontrado con alguna información proveniente nada menos que de una Agencia de gran prestigio que no se correspondía a la realidad y no solo lo creímos y viralizamos los usuarios si no que los mismos prestigiosos medios tradicionales se hicieron eco de la misma.

Twitter hay que saber utilizarlo y para ello lo más importante es saber quién dice qué.

El poder de viralización de una noticia puede ser increíble si el tema así lo requiere, pero en nuestra mano está (en la de los usuarios) saber si la fuente es o no fiable.

En general, los usuarios influyentes contrastan sus noticias antes de publicarlas, aunque como he comentado antes, si lo dice una gran Agencia  o un medio de prestigio se da por fiable, pero errar es humano y alguna vez hasta los más grandes pueden precipitarse y por tanto equivocarse, llevando a un montón de seguidores a difundir un mensaje que finalmente no es real.

No tiremos piedras contra Twitter, enseñemos a los usuarios a utilizar bien la red y seguir y difundir las noticias importantes solo de aquellos cuya fiabilidad está probada, sea medio de comunicación tradicional o persona física.

Una de las frases “…y una larga lista de tuiteros con falsa identidad cuya credibilidad es mínima” no tiene pies ni cabeza, ya que si su credibilidad es mínima rápidamente dejarán de ser viralizados. Los usuarios de Twitter  no son tontos, solo tienen que saber de quién se pueden fiar o no.

Twitter además de otras muchas cosas, son titulares, es opinión y junta la  inmediatez con funciones audiovisuales que no tienen ni la prensa, ni la radio ni la televisión, pero a diferencia del resto de medios hay saber utilizarlo correctamente.

En nuestras manos y la de los mismos medios está conseguir que cada día la información sea más fiable y hacer desaparece a los que su intención no es más que la de desacreditar, dando falsas noticias, una herramienta informativa que al menos de momento,  no tiene competencia.

Con Twitter hemos topado.

Artículos relacionados 10 conclusiones sobre los diarios nacionales en las redes 

Hablar de Twitter