Hoy es uno de esos días de contrastes, donde tienes un montón de razones para sentirte feliz y por otra parte sientes que algo se remueve dentro.

Hoy Fáti cumple 22 años, pero todavía recuerdo aquel cuerpecito diminuto intentando asirse a la vida con todas sus fuerzas cuando al querer salir a ver mundo algo le oprimía la garganta. Las prisas, los nervios, la anestesia y por fin respirando,  liberada de ese cordón umbilical que nos sirve para unir pero que también de vez en cuando nos ahoga.

Veintidos años para reflexionar, para amar, para sentir, para sufrir y para vivir intensos momentos de felicidad.

Lo mas alucinante de esta vida es ver crecer a tus hijos, enseñarles a dar sus primeros pasos, su primera palabra, sus primeros dientes, esas interminables noches sin dormir que en más de una ocasión nos dan ganas de abandonarlo todo por un rato de sueño tranquilo.

Momentos que muchas veces nos hemos perdido por atender esa otra faceta de la vida que es la de ser padres profesionales y además intentar ser los mejores, para que no les falte de nada, para que se sientan orgullosos, para completarnos como personas.

Niños que se han criado a las faldas de una interna unas veces española, otras polaca,  otras ecuatoriana… pero niños amados hasta el extremo en cada hora que se ha compartido juntos en familia.

Hoy Fati cumple 22 años y eso me hace recordar que el tiempo ha pasado, pero lo importante no son los años es el espíritu con el que nos enfrentamos a la vida.

El tiempo ha pasado si, pero la vida nos ha dado mucho y hay que dar gracias porque hemos sido afortunados y ahora que el mundo está como está,  solo nos queda intentar seguir siendo lo que siempre hemos querido:

padres, compañeros, amigos de nuestros amigos y trabajadores.

Día de contrastes hoy 11.11.2011 ¡¡¡Feliz cumpleaños Fati!!