En varias ocasiones hemos hablado de Ikea en este blog.

Si bien personalmente las últimas campañas de Ikea no me gustaban nada, especialmente el penúltimo spot hasta me producía rechazo, en esta ocasión he de decir que me encanta ya que han conseguido tocar la fibra sensible de los consumidores a través de la relación padre hij@/ bebé.

La voz, la música, el texto  y las imágenes están perfectamente cuidadas para que todos prestemos atención, independientemente de la franja de edad en la que nos encontremos, porque hace aflorar nuestra ternura.

El mundo de las emociones sin duda vende, está demostrado.

Una magnífica campaña dirigida a los padres que no dejará a nadie indiferente.

¿Estaremos empezando a ver las primeras campañas de marketing 3.0?