La palabra solidaridad queda muy bien.

Si alguien nos pregunta ¿tu eres solidario? rápidamente contestamos «por supuesto«.

Pero ¿hemos hecho algo para serlo de verdad?

Quizás muchos de nosotros hemos apadrinado niños a través de las múltiples ONG. Es fácil, simplemente te comprometes a un pago mensual, te mandan una foto del niño apadrinado y nuestra conciencia se queda tranquila «SOY SOLIDARIO, tengo un niño del tercer mundo apadrinado»

Un paso mas allá son esas familias que en verano acercan a niños Saharauis al mundo desarrollado. Un montón de pequeños visitan nuestro país cada año para ser acogidos por familias españolas y al terminar el mes de agosto con caritas de pena regresan a su país y las familias se quedan con el corazón compungido, esperando que de nuevo lleguen las vacaciones para poder reencontrarse de nuevo.

Pero ¿que ocurre con las tragedias de gran dimensión como los terremotos y tsunamis que están asolando últimamente a varios países?   Si nos ponemos por un momento en la piel de estas familias, de la noche a la mañana han perdido todo: parte de sus familias, sus casas, sus pertenencias…en definitiva su vida.

En Twitter hemos intentado solidarizarnos, todos con Haití (230.000 personas fallecidas) , todos con Chile (cifra oficial 525 fallecidos), ahora todos con Japón … pero de verdad estamos dispuestos a ayudar o solo es una actitud desde el cómodo sofá de nuestros salones.

Espabilemos, ahora tenemos la posibilidad de ayudar de verdad.

Marta Santos hermana de @alvarosantos71 periodista,  presentador de informativos en varios canales de TV y ahora  Coordinador informativos Multimedia y Community Manager en Telemadrid, han querido dar un paso mas y nos proponen abrir nuestras casas a los japoneses que necesitan nuestra ayuda. La nube tóxica puede incluso impedir que intenten reconstruir sus vidas, al menos de momento.

Se ha abierto un grupo en Facebook  para unirse a la propuesta HOST JAPANESE PEOPLE

Por tanto demostremos que de verdad somos lo que decimos ser  y unámonos.

Seguro que en nuestras casas podemos alojar por un tiempo a alguna persona damnificada que lo necesite. Y si no tenéis sitio por favor viralizar el mensaje, seguro que llegaremos a muchas personas que puedan ayudar.

Seamos solidarios si, pero con hechos