Creo que la primera vez que asistí a un curso sobre técnicas para hablar en público fue más o menos por 1996.

El pánico escénico que nos producía enfrentarnos a una amplia audiencia, se repetía sistemáticamente en todos los miembros del grupo.

Directivos, comerciales y rrpp avezados y acostumbrados al tú a tú con grandes clientes, (a los que había que convencer para ofrecerles planificar sus campañas en nuestros medios o patrocinar nuestros eventos), empezábamos a temblar como hojas en el momento de abandonar nuestros lugares detrás de la mesa , para enfrentarnos a una tarima y dirigirnos, sin ni siquiera un atril, a los demás compañeros (lo que el profesor llamaba ya en 1996 «abandonar la zona de confort»).

17626133_10211543272724920_2149131835490425842_n

El método no era complicado y poco a poco, con paciencia y enfrentándonos a ello una y otra vez, lo fuimos perfeccionando.

Si tienes que hablar en público y estás nervioso porque te da miedo, te recomiendo las siguientes técnicas que en este y otros cursos aprendí, porque de verdad funcionan:

  1. Prepárate bien la ponencia. Esto es lo más importante. Si no estás preparado y no dominas el contenido, la falta de confianza se apoderará de ti y no darás una.
  2. Piensa cómo te vas a vestir: Los asistentes examinan todo. Aunque parezca una tontería se fijan si llevas los zapatos limpios, si vas conjuntado… en alguna ponencia hasta me han preguntado por los anillos que llevo, lo que demuestra que analizan hasta en el más mínimo detalle.
  3. Corrige las posturas.El lenguaje no verbal en la comunicación es definitivo. La primera vez que tengas que enfrentarte a esta experiencia,  grábate antes con una cámara en casa mientras ensayas lo que será tu exposición.

Con algo tan simple,  verás la cantidad de errores que cometes: movimientos de las piernas, los brazos, las manos, das la espalda a la audiencia, lees las diapositivas…

Es importantísima la armonía, la relajación y la naturalidad

4.-Intenta saber algo más de las personas que van a escucharte. El tono, la intensidad y sobre todo el contenido de la ponencia ha de estar adaptado al nivel intelectual de la sala.

5.-No tomes ningún medicamento relajante: se te quedará lengua de trapo y no te entenderán cuando hables.

6.-Prueba la presentación: Llega al evento con tiempo para que los posibles retrasos del tráfico no te pongan más nervioso y prueba tu presentación antes de que comience el evento. Importantísimo comprobar que los vídeos están bien enlazados. No hay nada peor que una ponencia donde los vídeos no se reproducen.

7.-Cuida el sonido: Ten cuidado con el pelo si lo tienes largo, si llevas collares o algo que haga ruido o choque contra el micro porque puede distorsionar el sonido.

8.-Ten las manos ocupadas. Coge un bolígrafo, un puntero… cualquier cosa que te permita tener las manos ocupadas. (Acuérdate de Julio Iglesias que, cuando empezó, nunca sabía que hacer con la mano izquierda mientras cantaba)

9.-Evita las muletillas. Muchas veces asistimos a eventos donde los ponentes utilizan palabras o giros que repiten sistemáticamente y esto hace perder valor a la ponencia.

10.-Mira a los ojos a tu audiencia. Hay quien recomienda fijarse en una persona determinada que te produzca confianza, pero en mi opinión es mejor pasar la vista de un lugar a otro de la audiencia. Se sentirán mas integrados y tu visión rápida no permitirá que te paralices.

11.-Piensa que del tema que vas a hablar eres quien más sabe. Quien te escucha sabe mucho de otras cosas, pero tú estás ahí para explicarles algo que no dominan. El que más sabe de lo que hablas eres tú y serás creíble si tú te lo crees.

12.-Procura sonreír. La empatía es importante para conectar con los oyentes.

13.-Cuida el tono al que te diriges a la audiencia. No grites, ni hables como si estuvieras enfadado. Del mismo modo no hables bajito porque solo te escuchará el cuello de tu camisa.

14.-Relájate un poco antes de empezar. Bebe agua antes de empezar y habla despacio sin atropellarte, vocalizando y con seguridad, eso se trasmite.

C-aXi-GXUAA4Av3

Aun así, es cierto que no es lo mismo enfrentarse a un aula con alumnos adolescentes, una conferencia en una sala con 15 profesionales, un evento con mas de 1.000 asistentes o una entrevista en televisión.

Lógicamente la presión es inversamente proporcional al número de personas que te van a escuchar y la actitud de los mismos para con los ponentes o profesores.

Si además sabemos que parte de la audiencia asiste al evento especialmente por vernos a nosotros, el tema se complica enormemente.

Esto se da tanto en los colegios como en las empresas, donde puede que algún compañero quiera boicotearnos o que  los jefes estén expectantes para analizar si tienes nivel suficiente y como te defiendes.

15.- No te acobardes porque sería un fracaso , la confianza y la seguridad en uno mismo es lo más importante.

Piensa siempre cuando te toque salir a exponer que eres de los mejores en tu campo, que tu única intención es compartir conocimientos y la audiencia te lo reconocerá

 

Te dejo el enlace a un vídeo que me ha pasado @taxioviedo del final de curso de hablar en público de Angel Lafuente

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=ftQObpOiqqk]