Parece mentira pero ya ha pasado un año desde que escribí «2009 un año para olvidar?» y ahora toca reflexionar y hacer balance de estos doce intensos meses.

Studio 8

Si tuviera que definir mi vida en 2010 en una palabra sería:  «Reinvención»

Muchos han sido los años dedicados a la comunicación,el  marketing y la publicidad en los medios impresos, que han dado paso desde septiembre de 2009 a instruirme y adaptarme a las nuevas formas y canales de comunicación.

Ha sido un periodo increíble de aprendizaje, de movimientos en la red, de  desvirtualizaciones gracias por un lado a los #eatsandtwitts y por otro a la cantidad de gente increíble que estando en Madrid o viniendo de fuera, han hecho todo lo posible para encontrarnos y llevar el círculo del 2.0 al 1.0 porque el primero sin el segundo no es nada.

Un año de demostración del poder de la red porque mis amigos la liaron una noche y entre @oliverserrano @javiersanchez y @ccifuentes, @j4vl @josemiguelmaiz, @nieves_ma @javiercocooning @JosemiAlbornoz @luisso … comenzaron una campaña en la que se fueron animando el resto de amigos de mi TL y terminó llevándome a Twision y haciéndome disfrutar con la experiencia de haber pasado por allí y conocer a magníficos profesionales.

Un año de contactos con políticos, periodistas, dircom, abogados, médicos, farmaceúticas, escritores, marketinianos,  parados, amas de casa… porque en las redes sociales solo somos personas sin títulos ni galones (y el que se crea otra cosa está equivocado)

Un año de foros, congresos, charlas, conferencias, seminarios, cursos y eventos donde lo mejor ha sido conocer grandes ponentes, compañeros formadores de charlas y cursos, aprendiendo de muchos de ellos como se hacen las cosas y de otros muchos lo que nunca se debe hacer.

Un año de preparación de cursos y ponencias, de profetizar con estupendos alumnos ávidos de conocimientos, porque cuando tu  te lo crees, transmitirlo con pasión no cuesta nada y el aprendizaje es mucho mas rápido.

Un año de múltiples vivencias, de emociones compartidas, de acercamiento a la familia, de disfrutar de la vida, del tiempo libre, de aprovechar las nuevas oportunidades, de saborear cada minuto, de saber quien es realmente tu amigo…  porque hasta ahora había estado demasiado ocupada para darme cuenta de lo verdaderamente importante en la vida.

Un año de aprender a compartir, de enseñar y conocer, de tu necesitas y yo te ayudo, de necesito una mano y aquí la tienes.

Un año en fin de escuchar, de escribir, de descubrir, de interactuar … un año para dar las gracias a todos los que me habéis ayudado, animado y enseñado.

Y como diría Mario Alonso Puig «Reinventarse una segunda oportunidad» que en mi caso llegó en 2010

¡Feliz Navidad!

Nota: Me envía Nieves Martínez @nieves_ma este cuento que tras su lectura no puedo por menos que dejaros, merece la pena leerlo «Fatima la hilandera»