Cada día estoy mas convencida que el 2.0 sin el 1.0 no tendría sentido.

Contactar por medio de una red social y especialmente a través de Twitter o Linkedin, nos aporta cada día un montón de información, intentamos contribuir con nuestros conocimientos, la red nos permite expresarnos libremente, que debatamos sobre los temas que nos preocupan y nos informa puntualmente de todos los acontecimientos que están ocurriendo casi al instante.

El mejor ejemplo lo hemos tenido recientemente con el desarrollo de las primarias del PSOE. Los medios de comunicación tradicionales sacaron su información directamente de la red, los políticos que estaban fuera de España, se enteraron de los resultados a través de la plataforma antes de recibir los datos oficiales por sus propios partidos y cuando las TV, radios y periódicos quisieron contarnos que había ocurrido, los usuarios ya sabíamos  como habían discurrido los acontecimientos.

Pero ¿que seria de este mundo virtual si no tuviera reflejo en el mundo real?

Cada día son mas los eventos que nacen alrededor de las redes sociales y no solo se trata de conferencias, charlas, presentaciones o simposios. Buscamos cualquier oportunidad para conocernos personalmente porque realmente el valor de lo que cada día nos aporta la red hay que reflejarlo en nuestra vida real.

Los perfiles existentes en las redes son de lo mas dispares pero, como en nuestra propia vida, cada uno nos vamos ubicando y uniendo con personas que son mas afines a nuestra forma de ser, a nuestra profesión, a nuestras aficiones.

Para poder descubrir quien es quien en la realidad, el mejor método es la desvirtualizacion, sea de manera individual o colectiva, porque en cada encuentro abres nuevos caminos y oportunidades para integrar a las personas en tu vida cotidiana. Es el momento para conocer de verdad a los que están al otro lado de la pantalla y lo difuso, lo no trasparente, lo inventado sale rápidamente a flote, del mismo modo que lo claro y lo real  consolida las relaciones

Hemos de aprovechar de la red la oportunidad de acceder a personas con las que difícilmente podríamos contactar hasta ahora: políticos, periodistas, actores, músicos, cantantes… se dan cita en la red y algunos de ellos dejan de ser inaccesibles porque aquí no hay cargos, ni puestos, ni títulos,  detrás de los perfiles solo encontramos personas (los que son inaccesibles, es decir los conocidos como «guruses» al menos a mi no me interesan, ni en el mundo real ni en el virtual).

Y  no nos equivoquemos, precisamente porque son personas y están intentando ser accesibles desde la red,  no se les puede ni debe perder el respeto, se este o no de acuerdo con sus ideas, pensamientos o  afirmaciones, una cosa es debatir y otra muy diferente saltarse a la torera la educación y las normas de la buena convivencia. Si no somos capaces de respetarles, ahora que los tenemos a golpe de click, terminaran por desaparecer del entorno y habremos dado un paso atrás, perdiendo la posibilidad de llegar a la persona que hay detrás y el valor que  nos puede aportar.

Si las marcas fueran conscientes de  lo importante que es el acercamiento personal a los consumidores, realmente no se plantearían si el uso del Social Media sirve o no para algo. La percepción que tenemos sobre las mismas cambia radicalmente cuando se humanizan, cuando pones cara y ojos a una persona que la representa. No se trata de solucionar todos los problemas de cada usuario (eso seria imposible), se trata de interactuar, de intentar dar una respuesta y al menos sentirse escuchado. Estoy convencida que marcas que participan en las redes y antes nos eran antipáticas o simplemente indiferentes, han conseguido cambiar nuestra percepción y ese valor es incalculable.

Cambiar el sistema es muy complicado, pero mejorar la percepción es realmente fácil. Solo hay que saber elegir a la persona/s  que comunican y la representan

Hasta ahora mis experiencias de desvirtualizacion han sido sumamente positivas y enriquecedoras tanto a nivel personal como profesional  y os animo a perder ese pudor que al principio nos paraliza.

Apúntate a los EatsandTwitts de otoño y lo experimentarás por ti mismo.

Aprovechar todas las oportunidades de desvirtualizacion, vuestra vida diaria y vuestra agenda os lo agradecerán.