Hace unos años tuve la suerte de asistir, en una convención de la empresa en la que trabajaba,  a una conferencia sobre el caso Zara, donde al preguntar a uno de sus directivos el porqué no hacían publicidad me contestó : 

 ”Nosotros no hacemos publicidad convencional porque nuestros escaparates son las mejores vallas publicitarias que podríamos contratar. Nuestras tiendas se encuentran situadas en las principales y mas prestigiosas  calles de las  capitales y provincias  mas importantes del mundo”

El día 3 de septiembre,  Zara nos sorprendía con la noticia a bombo y platillo en todos los medios de comunicación de su apertura de una tienda online. Sin duda alguna,  consiguieron crear una expectación digna de la mejor campaña de marketing  (recordemos que Zara solo hace publicidad en rebajas)

 ABC publicaba, en su sección de economía, el artículo  “Zara abre su boutique online”,  El Mundo  Zara abre hoy su tienda online, El País Zara se estrena en la venta online … podría seguir enumerando medios de comunicación prestigiosos, revistas, blogs femeninos… informando de la apertura y  todo esto sin invertir ni un solo euro en publicidad.

¿Para qué van a invertir en publicidad si los medios se la hacen gratuitamente?

Llegó el gran día de apertura de la tienda online y algunos bloggers se lanzaron a escribir post sobre el fracaso y desastre de su primer dia de actividad, haciendo alusión al mensaje de apertura web donde se indicaba que la página tenía un problema y se intentara entrar mas tarde. La conversación en las redes sociales hablaba de servidores caídos, colapso en la web, incluso se creó un hashtag  …  y algunos medios se lanzaron a  contar su experiencia personal de compra online. (Un total de 284 artículos indexados en google)

Pero no es mi objetivo escribir sobre este punto,  ni si Zara  puede o no permitirse un resbalón en su lanzamiento online. Mi intención no es otra que la de compartir mi experiencia como simple consumidora y como reflejaba mi post anterior, dar mi opinión como fan que soy de la marca.

  • Nada mas abrir la página de Zara online, me encontré una home  atractiva, aunque han prescindido del color (que en marketing es tan importante). El blanco y negro es la primera señal que indica desean dirigirse a un determinado target (¿pero ese es de verdad su público objetivo online?)
  • La navegación fué muy sencilla: Mujer, jóvenes (TFR), Hombre…
  • Seleccioné la sección que me interesaba.
  •  El primer imput me pareció positivo, entra ya el color en juego, foto de primer plano muy prometedor y un desplegable para centrarte en la selección de abrigos, vestidos, camisetas, pantalones…

Hasta aquí todo correcto, pero en lo mas importante llega la decepción.

  1. No se si la selección y las fotografías me recordaron a las antiguas fotos que tenía ya hace años Venca, La Redoutte o cualquier otra tienda online existente.
  2. Repasé la colección, abrí otras secciones y no me convencieron.
  3. Quizás esperaba que al tratarse de Zara iba a encontrar algo novedoso, diferente, con estilo. 
  4. Si algo me gusta de Zara es que su ropa tiene estilo propio y esas fotos tan sosas y tan estáticas hacen que pierda todo lo que admiro de la marca.
  5. Si no supiera que estoy navegando por Zara, no reconocería que se trata de su moda.  
  6. Por fin descubrí el catálogo. Esto si parecía convencerme mas, pero decepción… hay solo unos cuantos modelos (en mujer conté solo 10 y además no es muy cómodo pasar las pantallas) 

Cierto es que mi comentario cuando alguien me preguntó en Twitter si pensaba que Zara perdería ventas presenciales fue : “en absoluto creo que ganarán ventas”. Esta cadena tiene la suerte, de atrapar a muchas mujeres que pasan por sus escaparates día a día y darse una vuelta por la tienda (aunque no compres nada en ese momento)  tiene un encanto especial. El que tengan ahora una tienda en internet creo  no reducirá sus ventas presenciales, sino que añadirán ingresos con las ventas online (aunque personalmente no me termine de gustar la página) .

Posiblemente habrá opiniones muy dispares y muchas personas  se encontrarán a gusto comprando en esta web. (De hecho a las pocas horas y con problemas en el servidor se realizaron mas de 1.200 compras)

Para lo único que creo por ahora encontraré la utilidad, será para intentar buscar algún modelo de alguna tienda que haya visto y no haya encontrado mi talla.

Como consumidora confío en que la página vaya tomando poco a poco el pulso y estilo que espero de Zara. Quizás hubiera sido mejor esperar a tener la web totalmente terminada y en perfecto funcionamiento. Hoy, 5 días  después de su lanzamiento, por ejemplo el LookBook Mujer sigue sin funcionar.  

Mi recomendación sería que el catálogo encabezara las búsquedas, ofreciendo una buena selección de fotos (como las que hay de muestra) donde pudieras elegir tu compra y posteriormente te redirigiera a las pequeñas fotos (aunque cambiaría totalmente el look de estas últimas).

De momento, esta web ha resultado una pequeña decepción para las expectativas creadas. Daremos un voto de confianza para que en unas semanas, Zara tenga la tienda online que al menos algunos esperamos.