Como dice @Trianarts en su post http://bit.ly/9E1zIN es una pena que el «Dia de la Madre» se haya convertido en un evento «corteinglesero» pero si prescindimos de ello, hay que dar gracias a Dios por tener la suerte de ser madre.

La experiencia en general de tener un hijo (hay algunas excepciones que leemos de vez en cuando en la prensa) me parece lo mejor que nos puede pasar en la vida.

La famosa frase de «dar todo sin esperar nada a cambio» es la mas adecuada para cientos de miles de seres humanos que nacimos con la posibilidad de traer al mundo a esas personitas  diminutas que en muy poco tiempo se transforman en adultos y a los padres nos hacen envejecer poco a poco, pero con la satisfacción de haber dejado una pequeña huella en el mundo.

Desgraciadamente no tengo una madre a la que felicitar , porque hace 7 años nos dejó. Creó junto a mi padre una familia de 8 hijos y tuvo que pasar la triste pena de perder a dos mientras vivía, también vivió la guerra y la posguerra y cada vez que nos contaba aquellas historias todos terminábamos por desconectar, pero ahora me habría encantado haber prestado mas atención y hacerle mil preguntas.

La diferencia generacional era muy grande y para mi fue una tristeza no haber tenido la oportunidad de compartir con ella muchas mas cosas en estos últimos años.

Empezamos a  entender a nuestras  madres cuando nosotros también lo somos. Esas noches de insomnio porque alguno está enfermo, porque no han llegado a casa a la hora fijada, porque no nos gustan sus compañías… Esa congoja que nos entra cuando están tristes, cuando dudan, cuando no entienden muy bien este mundo que les ha tocado vivir.

En la sociedad que vivimos actualmente es complicado educarles sin caprichos y juguetes y el consumo exacerbado  que hemos tenido en los últimos años quizás les haga sufrir en los próximos, para adecuarse al mundo que les tocará vivir. Es dificil bajarse del carro cuando queremos que no les falte de nada

Hoy estoy satisfecha, mi misión está casi cumplida. Educar y enseñar a los niños no es tarea fácil, pero si tenemos la suerte de haber recibido una buena educación en el colegio y en casa, seremos capaces de trasmitérselo a ellos y en el futuro su vida estará llena de valores para convivir en armonía con el resto de seres humanos.

Ahora solo  nos queda seguir disfrutando y sufriendo porque ser madre es para siempre y con los años las alegrías y los problemas se transforman, pero hoy estamos de celebración porque he tenido la suerte de ser madre y soy feliz por ello

.