Hace unos cuantos años, tuve la suerte de recibir un curso sobre “Técnicas de hablar en público y el lenguaje corporal”. El profesor era Arturo Caneda y creo que a todos los que asistimos al mismo, se nos quedó fijado el modus operandi de nuestra manera de actuar y lo que deberíamos aprender, evitar y corregir.

En el mundo 1.0 los gestos dicen mucho de nosotros y  si no que se lo digan a los políticos (a algunos no les vendría mal un cursillo acelerado)

Con los años y la experiencia aprendes a comunicar y salir de tu “zona de seguridad”, a controlar tu respiración, tus manos y tus palabras ante un público numeroso, pero somos  como los actores, el miedo escénico del ser humano es reincidente y cada vez que nos exponemos. es un nuevo reto para nosotros mismos.

Pero me gustaría analizar en comunicación 2.0  ¿cómo nos comunicamos? ¿qué dicen de nosotros nuestros avatares en Facebook, Linkedin, Twitter y demás redes sociales?

No deja de ser un gesto corporal que exponemos a los demás.  

En cada red nos comportamos de diferente manera, porque tenemos conceptuada cada una de ellas de forma totalmente diferente.

En Linkedin se dan dos tipos de perfil:

1.-  Fotos de carnet, primeros planos claros y concretos para ser bien reconocidos. Son rostros que quieren ser vistos y reconocidos. Se ha de aumentar la posibilidad de ser encontrados. Por lo general los rostros tienen una discreta sonrisa especialmente las personas que se dedican a la comunicación y las ventas. Suelen ser personas en busca de empleo o bien quieren posicionarse para que las personas conocidas les encuentren. Los rostros mas serios y reflexivos suelen tener un perfil mas de RRHH, de orientadores, , coaching o como diría algún amigo mio, algún “cancamusero” que en este mundo 2.0 también abundan.

2.- Personas sin rostro. En este caso, la persona no busca empleo y tampoco quiere que se le encuentre fácilmente y normalmente su perfil está bastante cerrado o simplemente no tienen interés en estar muy visibles.

En Facebook:

Las fotos son desenfadas, incluso algunas de ellas desafiantes mostrando su rostro más rebelde o divertido,  además la gran mayoría muestran sus fotos, sus vivencias, su estado anímico… se abren irremediablemente en cuerpo y alma al mundo pseudo virtual que han creado y eligen las mejores tomas para mostrarse lo más atractivos posible.

Pero ¿qué pasa en Twitter?

Si observamos los avatares, podríamos hacer una tesis doctoral de psicología, pero eso lo dejo para los expertos

  • Hay personas cuyo rosto casi se sale del espacio para el Avatar. Suelen ser personas seguras de si mismas, que no quieren pasar desapercibidas. Son activos, participativos y no pasan inadvertidos. Se les percibe como cercanos, aunque algunos se creen tan irresistibles que solo su imagen vale mas que mil palabras…
  • Otras en cambio esconden su rostro tras dibujos, fotos lejanas e incluso dando la espalda porque no quieren ser reconocidos. otros utilizan imágenes de actores o personajes famosos y algunos llegan a cambiar su avatar dependiendo su estado anímico o la moda del momento.

En el mundo 2.0 nos imaginamos a nuestros followers por sus conversaciones, por su forma de mostrarse ante los demás públicamente, por los DM que intercambiamos con ellos, pero … una vez desvirtualizados la imagen real ¿se corresponde a la que teníamos en nuestras mentes?

Alguien me comentó en una ocasión que la desvirtualización de un tuittero es similar a cómo imaginamos a los periodístas radiofónicos, les escuchamos a diario y cuando sus rostros se hacen públicos comentamos… ¡no me lo imagnaba así!

En las redes es posible incluso crearse un perfil irreal, de ficción,  cuya identidad real no existe, puede incluso se nuestro otro yo, porque hay mentes complicadas que desconocemos….

Y he aquí la pregunta que muchos de nosotros nos hacemos …

¿Qué se esconde detrás de cada avatar? 

Enlaces relacionados :  

http://www.rrhh-web.com/comunicacionoverbal.html

http://www.personal.able.es/cm.perez/trucoslc.htm