No se muy bien por qué a nivel profesional siempre he llegado antes de tiempo.

Trabajé en una revista de bebés cuya difusión era gratuita, en un momento donde las publicaciones gratuitas estaban desprestigiadas y no tenían OJD, por lo que la comercialización era cuando menos complicada .

Para que voy a hablar  de lo que pasó mas tarde, con la proliferación de soportes gratuitos que todos conocemos y el éxito que tuvieron en años posteriores.

Dirigí  a mediados de los 90 el primer departamento de publicidad local propiamente dicho en un diario nacional, cuando toda la competencia se volcaba en equipos nacionales y realmente hasta entonces, al cliente local nadie le había hecho mucho caso. En la actualidad todos los diarios nacionales cuentan con un equipo especializado en publicidad local.

En el 99 participé en el lanzamiento de la primera Televisión Digital Terrestre de Madrid con concesión de la Comunidad de Madrid. En el año 2000, cuando hablábamos de la TDT,  los decodificadores y la interacción con un mando en la programación,  los planners de agencias y centrales nos miraban como si fuéramos extraterrestres.  Nuestra programación era rompedora: Dieciocho horas de programación en directo con piezas de 90´ y 180´. Los televidentes no estaban tampoco preparados.  En los próximos meses la televisión en España solo se verá la  TDT.

Television Digital Terrestre

Y asi podría contar muchas otras experiencias cuyo denominador común ha sido: llegar demasiado pronto.

Ahora, viendo la evolución de los medios confío en que, cuando pase la crisis,  se impondrá la Venta Multimedia.

Si si, en esto también llegué demasiado pronto.

Gracias a la visión de un buen directivo del Grupo al que pertenecía,  se confió en crear una empresa que tuve la suerte de dirigir, y formar un equipo ad hoc para realizar una venta multimedia con todos los soportes de la compañia. No sin dificultades, pusimos en marcha la primera comercializadora local en Madrid, para «dar a nuestros clientes un servicio integral» (ese era el slogan del equipo).

El tema parecía claro, una gran empresa con un diario nacional, cabeceras regionales de primer nivel, portales verticales, diarios digitales, TDT y una emisora de radio.

Eso que ahora tanto demandan los anunciantes, nosotros lo ofrecíamos en todos los soportes ¿Y por qué transcurrido apenas un año  se decidió volver a la venta monomedia y  verticalizar los equipos comerciales ?

En mi opinión se dieron varios factores:

1.- Un mercado no preparado (muchos clientes locales no tenían ni siquiera página web y por supuesto muchos de ellos desconocían internet ). En un año era imposible cambiar el mercado.

Como no, llegamos demasiado pronto

2.- Una televisión de futuro. Ver una TDT en aquellos momentos era imposible (comenzaban a comercializarse los decodificadores) y la difusión por un canal en analógico sonaba a televisión de tercera, con un grave problema de visionado por la mala antenización añadido.

Como no, llegamos demasiado pronto

3.- Una complicada estructura interna.  Todavía no había llegado la crisis acuciante que hoy nos ocupa y los directvos de la compañía no  pensaban todo lo debido en Grupo.

En este último punto me pararé por si en un futuro, en el que se extenderá la venta multimedia sin dudas, puede ser útil para algun lector.

Desde mi punto de vista el «fracaso» sobreviene por una mala estructura empresarial.

Si se decide poner en marcha una empresa multimedia, no es posible que cada soporte que compone la misma, opere con directores generales y cuentas de resultados estancos.

Desde arriba hay que pensar en multisoporte y en gran empresa, en que la cuenta de resultados sea la misma para todos los medios de la compañía y por tanto hay que implicar a todos los directores en todos los medios, como se hace en un equipo comercial. Si a uno le miden solo por los resultados de su parcela, nos es indiferente la de al lado y desde luego si, para que el otro gane yo pierdo,  a este juego no me apunto, aunque el Grupo en general gane mas dinero.

Ahí está el eje del mal llamado fracaso multimedia y ahí es donde los CEO tendrán que aplicar su  conocimiento de la organización y su liderazgo. Todos los soportes tienen que estar aunados en un bien común, que en definitiva es la supervivencia del Grupo.

Hay una pregunta clave que nos deberíamos hacer: si nuestro medio va bien pero el de al lado va mal, ¿cual es el futuro de nuestra compañía?

Está claro que hay medios que arrastran, pero  los grandes tienen que ayudar a los pequeños, porque seguramente en unos años los pequeños tiren de los que  hoy son más importantes. Eso si, esto no funcionará si todos (y me refiero a todos los departamentos de todos los soportes implicados) no están enfocados a lo grande.

Tenenemos que salir de nuestro reducto y nuestra zona de confort y luchar por posicionar a todos y cada uno de  los que componen el Grupo. Esto es lo que finalmente nos va a hacer triunfar o fracasar en el intento.

Y a mi,  por una vez , me gustaría  llegar a tiempo